CIBERSEGURIDAD

El cibercrimen, el negocio más rentable

RETINA, el foro iberoamericano de transformación digital de EL PAÍS, repasa las polémicas al rojo vivo de la ciberseguridad

Una mesa de debate en la Jornada sobre Ciberseguridad de EL PAÍS RETINA, celebrada en Madrid.

“Apple miente en sus excusas sobre las puertas traseras”. “El cibercrimen rivaliza con el narcotráfico”. “Las cuentas de email filtradas de Ashley Madison eran mayoritariamente corporativas”. Y “al ciudadano, en el centro de todos los intereses, se le debe exigir licencia para navegar por Internet”. Opiniones, datos e ironía desfilaron por el evento de Ciberseguridad de RETINA —el foro iberoamericano de transformación digital de EL PAÍS—, celebrado hoy en la Fundación Francisco Giner de los Ríos de Madrid con el patrocinio de Grupo Santander, Telefónica, Prosegur, Check Point y Deloitte. Han participado en este encuentro más de docena de representantes del sector, así como el director de contenidos de RETINA, Jaime García Cantero.

El hecho es innegable. El cibercrimen es un negocio muy rentable. Tanto como para superar el billón de euros al año en 2019, según un estudio de Juniper Research. Gobiernos, empresas, instituciones y ciudadanía se encuentran ante el dilema de si debe primar la seguridad nacional o el derecho a la intimidad. “Preguntémonos una cosa”, exhortó Chema Alonso, director general de Global Security Business de Telefónica y CEO de Eleven Paths. “¿Si supiéramos que un pederasta ha secuestrado a una niña, exigiríamos que la empresa ofreciera los datos de su móvil a la policía?”.

No a la ‘puerta trasera’

En el ojo del huracán de esa pregunta estaba la polémica por el caso del tirador de San Bernardino y el pulso entre el FBI y Apple: el primero exige que se hackee el teléfono del tirador y la segunda se resiste. “Tim Cook no puede opinar sobre privacidad como ciudadano y CEO de Apple a la vez”, argumentó Alonso, quien criticó la excusa de que crear una puerta trasera (una secuencia especial dentro del código de programación para evitar los sistemas de seguridad) dejaría a los iPhone vulnerables. “Con el móvil apagado solo ha habido un quiebre de seguridad en Apple. Y desde el iPhone 4, ninguno. A Apple le interesa que todo el mundo piense que no puede acceder a los datos. Pero puede”, afirmó Alonso.

Es muy duro decirle a una víctima que el éxito de una denuncia está en manos de terceros”,  afirma Silvia Barrera, jefa de la Sección Técnica de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional.

Las consecuencias de que el sector privado no comparta la información de sus usuarios en investigaciones policiales las observan, día a día, los miembros de la Policía. “Es muy duro decirle a una víctima que el éxito de una denuncia está en manos de terceros”, ha afirmado Silvia Barrera, jefa de la Sección Técnica de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional. Los representantes de las empresas insistieron en la necesidad de revisar este tema. Pedro Serrano Huidobro, director del Plan de Contingencia del Área Corporativa de RTO del Grupo Santander, estuvo acuerdo con las puertas traseras, aunque “hay que estudiarlas con detenimiento”.

¿Y qué puede hacer un ciudadano en este escenario global de amenazas internautas? Primero, no poner excusas. “En ciberseguridad no vale decir no sé. Hay que saber”, aseveró, tajante, Fernando Picatoste, socio de Deloitte. Saber implica formarse y formar. Todas las mesas de debate señalaron la educación, con especial énfasis en los niños, como pieza clave para combatir el cibercrimen. Rubén Mora Fernández, subinspector jefe de la unidad central de los Mossos d'Esquadra, resumió así la receta básica para ser ciberseguro: “Tener sentido común cuando se usa Internet”.