Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ‘fintech’ que compiten con tu banco (y te prometen ahorrar tiempo y dinero)

Las aplicaciones que permiten llevar a cabo operaciones financieras a través del móvil o la web empiezan a convertirse en una alternativa para muchos usuarios

En el año 2020 los bancos perderán el 23% del negocio tradicional.
En el año 2020 los bancos perderán el 23% del negocio tradicional.

En el año 2020 los bancos perderán el 23% del negocio tradicional a manos de las fintech. Así de tajante es el informe Blurred lines: cómo las FinTech están redefiniendo el sector financiero, elaborado por PwC, a partir de más de 500 entrevistas a directivos de todo el mundo, y que analiza cómo las nuevas tecnologías digitales están cambiando el sector financiero, tal y como lo conocíamos hasta ahora.

Una fintech es, a grandes rasgos, cualquier aplicación o software que permita llevar a cabo una operación financiera a través de la tecnología. La banca retail -o de consumo-, el negocio de los medios de pago y los servicios relacionados con la gestión de activos y de patrimonios son, por este orden, los que se van a transformar de una forma más radical en los próximos cinco años.

La aparición de nuevas plataformas online que permiten la concesión de préstamos directos entre empresas y consumidores sin necesidad de intermediación bancaria o la proliferación de nuevos sistemas de pago (a través de aplicaciones móviles, wallets, tarjetas contactless, Paypal...) son algunos ejemplos claros. Pero hay muchos más.

Mooverang, startup participada por la OCU cuya app ofrece servicios de finanzas personales, ha llevado a cabo un análisis del sector fintech y elaborado un mapa de todas las que hay en España, tanto patrias como foráneas. Y ya les anticipamos que son muchas.

Las apps dedicadas a la financiación bancaria suelen ser más ágiles que los bancos y  laxas a la hora de conceder préstamos. Sin embargo, los tipo de interés en ocasiones son más altos

Según explica a Alexandre Lima, CEO de Mooverang, las fintech se pueden dividir en cuatro grandes grupos: medios de pago, financiación bancaria, gestoría, aplazamientos de pago y cambio de divisas. ¿Son prácticas? Eso depende de a cuáles nos estemos refiriendo. Por ejemplo, las dedicadas a la financiación bancaria suelen ser más ágiles que los bancos y sobre todo laxas a la hora de conceder préstamos. Sin embargo, los tipo de interés en ocasiones son más altos.

"En ocasiones, el préstamo no es tanto el tipo de interés sino la inmediatez", reconoce Philippe Gelin, CEO de Kantox, la gran fintech española por excelencia. "En España existen empresas totalmente sanas que tienen problemas para recibir un préstamo bancario".

Por otro lado, los bancos han pisado el acelerador y ganado terreno en cuanto a las nuevas formas de pago se refiere. Un ejemplo de esto lo tenemos en Yaap Móvil o Twyp. Pero también han surgido startups que aportan un gran valor añadido como PayPal, SetPay o las que permiten hacer transferencias sin comisiones ocultas a otros países extranjeros como Transferwise o Flywire.

Medios de pago

Los medios de pago han generado para los bancos europeos 128 billones de euros en el último año, un 44% en tipos de interés, un 35% en comisiones por transacciones y otro 21% en comisiones según el informe de Deloitte Tendencias en medios de pago. No hace falta decir que este área es una fuente fundamental de ingresos para el sector de la banca. Sin embargo, este pastel se lo están empezando a repartir con nuevos competidores.

PayPal es una de las culpables de este cambio. La nueva versión de la tecnológica permite enviar dinero a otros particulares, así como realizar compras de forma compartida con tan sólo el teléfono móvil o el correo de los otros destinatarios. El único pero es que estos también necesitan tener cuenta en la plataforma. Algo que no ocurre con Bankast, una app que permite pagar fácilmente con el smartphone a otras personas sin necesidad de vincular tarjetas de crédito o monederos virtuales.

GasPay es otra herramienta (participada por el Banco Sabadell), que permite pagar en las gasolineras vía app, desde el coche y sin necesidad de entrar en la tienda. Vinculando nuestra tarjeta podemos realizar pagos con unos pocos clicks, obteniendo incluso descuentos por fidelización. Por su parte, SetPay permite realizar cobros con tarjeta mediante un lector que se conecta por bluetooth al móvil o tableta. Tan solo es necesario entregarle a la otra parte el lector de tarjetas para que confirme la transacción mediante PIN.

En cuanto a las transferencias bancarias al extranjero destacan Transferwise y Flywire, ambas garantizan el tipo de cambio real y no incluyen comisiones ocultas.

Algunos bancos están reaccionando a estas fintech y también han lanzado herramientas tecnológicas que facilitan la transacción de dinero entre particulares. En este sentido destaca Yaap Money (join venture de CaixaBank, Santander y Telefónica), y Twyp (de ING), que permiten enviar y recibir dinero de tus contactos sean del banco que sean y con tan sólo enviar un mensaje.

Financiación bancaria

Son varias las startups que también han surgido en los últimos años para dar respuesta a las necesidades de financiación de las empresas desde una óptica distinta a la tradicional. Una de ellas es Finanzarel, una fintech que ofrece nuevas formas de financiación a corto plazo para las pymes españolas. Entre sus ventajas se encuentra la flexibilidad -lo utilizas cuando quieras-, rapidez -máximo 48 horas-, el hecho de que sea 100% online, sin comisiones cruzadas, sin garantías personales y sin Cirbe. Por contra está su tipo de interés, desde el 5%. Dependiendo de los casos, más alto que algunos bancos.

"Cuando creamos Finanzarel lo hicimos para que las pymes españolas pudieran acceder al crédito de forma más eficiente. Actualmente anticipamos facturas y descuentos de pagarés de forma sencilla y sobre todo rápida", explica a este periódico Paulino de Evan Cardona, CEO y cofundador de esta joven compañía que nació en 2013 y ya cuenta con más de 700 usuarios empresas y 100 inversores.

Algunos bancos están reaccionando a estas 'fintech' y también han lanzado herramientas tecnológicas que facilitan la transacción de dinero entre particulares

No es la única fintech dedicada a la financiación. Zank es una plataforma de préstamos entre particulares que pone en contacto a usuarios interesados en un préstamo de bajo coste con otros que buscan un buen retorno. La cantidad que se puede solicitar va desde los 1.000 a los 10.000 euros, y el tiempo para devolverlo es de entre 6 y 48 meses.

Otras startups dedicadas a la financiación pero en este caso para empresas lo son Funding, Circle, Arboribus, Spotcap o Grow.ly, entre otras. Funding Circle ya va por los 2.000 millones de euros prestados. Los créditos lo son de hasta 250.000 euros, el plazo de 5 años máximo y el interés desde el 4,79%. Spotcap por su parte presta cantidades que van desde los 1.000 hasta los 1000.000 euros, con una duración de 12 meses y un interés desde un 0,5% mensual.

Gestoría

Existen dos grandes grupos de fintech dedicadas a la gestoría: las que exclusivamente ofrecen consejos útiles sobre finanzas y las que además mueven nuestro dinero.

De las primeras hay muchas. Sirvan como ejemplo Fintonic y Mooverang (participada por la OCU y con alrededor de 160.000 usuarios en sólo dos años de vida). Ambas permiten agregar nuestras cuentas bancarias para ofrecernos una visión general de nuestras finanzas, ofrecernos consejos y, de esta forma, ahorrar dinero.

Fintonic además avisa si ocurre algo fuera de lo común como lo pueden ser por ejemplo cargos duplicados, descubiertos o comisiones. Esta app, que ronda ya los 370.000 usuarios, organiza automáticamente el dinero por categorías (supermercado, electrónica, móvil, efectivo, etc.), para que nos resulte más cómodo organizarlo.

Entre las fintech que gestionan nuestro dinero se encuentra Indexa Capital o Finizens. La primera, autorizada y supervisada por la CNMV, ofrece planes de inversiones a medida, además de su posterior gestión. Su principal ventaja (según anuncian en su propia página web), son las bajas comisiones: coste total promedio de 0,61% anual, frente al 3,40% de la banca.

Cambio de divisas

Acaba de cumplir cinco años y ya presume de ser la fintech española por excelencia. Hablamos de Kantox, una startup que ha sabido posicionarse en un modelo de negocio por lo visto con mucho futuro: el cambio de divisas para empresas. Una actividad en la que también están otras como Transferwise.

¿El secreto de su éxito? Muy simple: quitar las comisiones ocultas. "Nuestro sistema de precios es transparente y sobre todo más competitivo que el del sector de la banca. Generalmente los bancos incluyen una comisión escondida, igual que los brokers de divisas. Algo que no ocurre en Kantox", argumenta Philippe Gelin, CEO de la compañía. Además, la plataforma ofrece un software que permite a sus clientes gestionar de forma inteligente sus divisas.

Además de Kantox, existen otras fintech dedicadas al cambio de divisas como por ejemplo Transferwise, Ebury o The PayPro. Esta última ofrece a profesionales, micro y pequeñas empresas pagos en 25 divisas ahorrando el 90% en las comisiones ocultas de los bancos.

Aplazamiento de pagos

Otro de los servicios que ofrecen las fintech es el del aplazamiento de pagos. Aplázame o Paga + Tarde son dos claros ejemplos de esto.

Bajo el eslogan de "Compra ahora, paga después", la startup Aplázame anuncia su servicio estrella que le está reportando tanto éxito en España. El funcionamiento es sencillo: seleccionas la app como método de pago (se integra automáticamente con la tienda online), y después el día concreto que quieres pagar. El tipo de interés variará dependiendo del plazo de tiempo seleccionado.

Otra fintech dedicada a los aplazamientos de pagos es Paga + Tarde. Esta app permite financiar el pago de forma inmediata en el mismo proceso de compra, evaluando la liquidez del cliente sin necesidad de aportar ningún tipo de documentación en papel, permitiendo al usuario elegir el número de cuotas en las que quiere abonar el importe de su compra.

Más información