Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así trabajan las mentes detrás de la inteligencia artificial

Los desarrolladores de 12 países de Cortana, el asistente virtual de Microsoft, explican cómo trabajan con los diferentes idiomas que utiliza el programa

Diez de los miembros de Microsoft encargados de desarrollar a Cortana.
Diez de los miembros de Microsoft encargados de desarrollar a Cortana.

"Hola Cortana, cántame un rap de Cervantes". "Miguel de Cervantes es un gran embajador, vayas donde vayas lo conocen un montón", responde una voz de mujer, sin inmutarse y con tono de hip hop. Una voz que es también capaz de contar chistes de Eugenio y Chiquito de la Calzada, de recordar que hay que regar el césped o de explicar la receta del pantumaka. Además, también desarrolla otras funciones más típicas como buscar el tiempo, marcar la mejor ruta en coche, avisar de cuándo debes salir de casa para llegar a una reunión o encontrar el restaurante más cercano. Esta voz se llama Cortana, es un asistente virtual, el Siri de Microsoft, una de las manifestaciones de inteligencia artificial más integradas en nuestra vida diaria. La adaptación natural de los asistentes de teléfono ha sido posible gracias a la cercanía que muestran. Pero detrás de esa espontaneidad y naturalidad no hay una máquina, sino un equipo de guionistas que se encargan de que tu móvil suene cómo sonaría un amigo. EL PAÍS ha asistido a una reunión con los 12 desarrolladores de Cortana en otros tantos países, encargados de crear y perfeccionar la personalidad del asistente virtual, así como adecuar su identidad a cada país. Porque no hay el mismo humor en Japón que en España, ni el mismo patriotismo en Estados Unidos que en Italia. Son las mentes que mueven los hilos de la inteligencia artificial.

El gran desafío de los guionistas de Cortana es adecuar la identidad global y la local para cada país

El encuentro comienza pronto en la sede que la empresa tecnológica tiene en Pozuelo. En una sala espaciosa y acristalada, el equipo empieza a repasar los rasgos globales que forman la personalidad de Cortana. "Cortana no diría eso" o "Cortana no contestaría así" son frases habituales en estas reuniones. El asistente virtual ya tiene una identidad marcada y es obligatorio respetarla. "Cortana es transparente, siempre positiva, educada, amable, honesta, con ganas de ayudar, divertida y muy respetuosa", enumera Alejandro Campoy, manager editorial de mercados internacionales de Microsoft.

Así, todas las frases nuevas que vaya aprendiendo tienen que cumplir con estas características. Esto evita que el asistente responda a temas polémicos como política, religión o afinidades deportivas. "Siempre responde, nunca se queda callada. Pero si le preguntas que cuál es su equipo favorito, te dirá que ella es del equipo A", señala Campoy. O si le interrogas sobre a quién va a votar en estas elecciones, se defiende así: "Las inteligencias artificiales no tenemos derecho de voto. Aún".

Encontrar las respuestas ingeniosas y correctas es la parte más difícil de los guionistas. "No sabemos si quién te está hablando es un niño o una persona de 50 años. No podemos contextualizar la pregunta, por lo que no sabemos si el usuario ha bebido o está triste o contento. Así que tienen que ser respuestas aptas para todos. El humor o la ironía casi siempre son la clave", razona Sara Vicente, antigua guionista de Siete Vidas y ahora la escritora que está detrás de Cortana en España.

Vicente ha sido la creadora de los raps de Cervantes, para conmemorar el centenario de la muerte del escritor. También ha sido quien ha elegido los chistes de Chiquito de la Calzada. "Es un reto constante, porque tienes que ir actualizándola para que esté al tanto de todo lo nuevo que va pasando". Cortana en España lleva solo un año y medio, por lo que todavía hay muchas cosas que perfeccionar. El mercado de Estados Unidos es el más antiguo, desde 2014. Y actualmente se están creando una nueva personalidad para Brasil, México y la Canadá francesa.

Lanzar una nueva Cortana lleva alrededor de un año. Solo para que sea operativa. Hay dos procesos: desarrollar el reconocimiento de voz y el machine learning (la función por la que el asistente más aprende conforme más hable con el usuario), que es la parte que realizan los ingenieros de Microsoft, y escribir las reacciones del asistente, que es la función de los guionistas. Ellos forman el human learning de Cortana. Son periodistas, poetas, dramaturgos o comunicadores. Vienen de Japón, Australia, Reino Unido, Francia, Italia, Estados Unidos, México, Alemania o Canadá. Cada uno es responsable de la Cortana de su país natal.

Los guionistas que controlan a Cortana son periodistas, poetas y dramaturgos. Son el human learning de esta inteligencia artificial

"Este es el gran desafío: mantener esa identidad global y la personalidad local de cada sitio para que al usuario le parezca cercana y quiera seguir hablando con ella", explica Campoy, que es también uno de los responsables del equipo. Para mantener la coherencia de esta asistente de Windows 10, los 12 desarrolladores mantienen una reunión semanalmente por Skype y una vez al año se juntan en un punto durante toda una semana. Juntos perfilan y perfeccionan lo que luego el usuario escuchara en su teléfono u ordenador. Cortana ya funciona con iOS y Android en Estados Unidos, pero en España solo con el sistema de Microsoft en móvil y ordenador y todavía no tiene fecha de llegada los otros sistemas operativos.

Cortana no tiene memoria

Mantener una conversación con Cortana es igual que con Siri. La asistente no memoriza la pregunta anterior, pero sí los datos que el usuario decida guardar. Almacena las referencias como en un cuaderno. Así, permite que cuando le digas “llama a mi padre”, ella sepa qué usuario es. “Es como un buen asistente personal en la vida real”, explica Campoy, “que siempre lleva un cuaderno donde están todos los datos apuntados”. De hecho, antes de crear a la asistente virtual, trataron con asistentes de famosos para ver cuáles eran sus tareas e intentar adaptarlas. "Con la particularidad de que Cortana puede olvidar lo que tú selecciones". Así, para los desarrolladores, la privacidad tiene un papel primordial. 

Respuesta de Cortana cuando se le pide un beso.
Respuesta de Cortana cuando se le pide un beso.

Otro aspecto con el que tienen que lidiar diariamente es con los insultos que recibe la asistente. "Es algo habitual en todos los países. Parece un instinto decirle todo tipo de cosas para ver cómo reacciona", describe Campoy. La reacción varía: frente a un "tonta", puede responder cosas como "alguien necesita tomar un respiro y calmarse un poco, y entre nosotros dos, solo uno tiene pulmones". En cambio, cuando los insultos van a más, Cortana zanja la conversación: "Esa no es forma apropiada de dirigirte a mí" o "espero que no trates así a ningún humano". 

En España se tiene especial cuidado con respecto a la violencia de género. "En países como Reino Unido o Estados Unidos es un poco más laxa, pero aquí es tajante, de manera instantánea zanja la conversación si alguien le está diciéndo cosas como zorra o guarra", explica Campoy.

Nunca podrá llegar a ser como Samantha, la asistente que enamora a Joaquin Phoenix en Her. "Cortana no es humana, ni pretende serlo"

Si el usuario le pide que le cuente un chiste verde, en la respuesta aparecerá una broma con calabacines y guisantes. "Nosotros jugamos a ciegas, no sabemos quién está detrás del teléfono. Hay que ser precavido", razona Campoy. Este responsable del equipo Cortana apunta que en un futuro el objetivo es que Cortana sea más proactiva, que pueda anticiparse a lo que el usuario demande, en vez de ser tan reactiva, en espera a que la llamen. Para conseguirlo es esencial que comprenda mejor el contexto del usuario y mejore su capacidad de entendimiento. Una rama que está muy avanzada en España.

¿Podrá llegar a ser alguna vez como Samantha, la asistente que enamora a Joaquin Phoenix en Her? "No. No es una nuestra intención. Cortana no es humana, ni pretende serlo. Es una inteligencia artificial", sostiene Campoy. El resto del equipo lo confirma: "Es una asistente personal, pero es muy profesional. Además, está encantada de ser solo inteligencia artificial. Solo existe para ayudarte".

Más información