Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Computación Gran Reserva: una crónica visual del pasado tangible de la informática

Calculadora Multator.
Calculadora Multator.

Esta entrada está en cierto modo alejada del estilo general de este espacio. Las Crónicas del Intangible tratan fundamentalmente sobre el software, es decir, sobre la parte no material de los sistemas informáticos. Pero es evidente que el software necesita un soporte físico, un hardware que nos permita interactuar con esa parte intangible. Hoy en día, en nuestro quehacer diario nos acompañan muchos tipos de hardware. Nos referimos obviamente a ordenadores, tabletas, teléfonos móviles e inteligentes... Pero también a dispositivos sólo aparentemente menos informáticos: desde un simple termostato digital hasta los complejos sistemas de control de automóviles, aviones, etc., pasando por la sofisticada instrumentación usada en los ámbitos de la salud. Nos encontramos totalmente rodeados por estos dispositivos, que se han convertido en poco menos que imprescindibles en nuestra desarrollada sociedad. Sin embargo, hace bien poco, las cosas eran muy diferentes. Los ordenadores no existían, o bien eran aparatos mastodónticos sólo accesibles a un número muy limitado de usuarios.

Pero la tecnología avanza a un ritmo imparable e implacable, y por eso mismo resulta necesario encontrar momentos para detenernos, echar la vista atrás, y tratar de comprender como hemos llegado hasta aquí. Parafraseando al escritor noruego Jostein Gaarder, aunque muchas veces nos resulte difícil saber a dónde vamos, siempre nos será útil saber de dónde venimos. Una vía posible para facilitar esta reflexión y este acercamiento, es mostrar, de forma lo más cercana posible, elementos, objetos y aparatos, que nos recuerden cómo se computaba en fechas relativamente recientes. Este es uno de los objetivos de la exposición Computación Gran Reserva. De cepas ancestrales, racimos de futuro, que se puede visitar hasta el 22 de julio en el vestíbulo del Edificio Científico Tecnológico de la Universidad de La Rioja. Con un título que juega con el vocabulario propio de la viticultura y la enología (quizá los mayores, y sin duda los más reconocibles, activos de La Rioja), en esta exposición se presenta una colección de 72 aparatos y objetos antecesores de la actual tecnología informática.

El comisario de la exposición, el profesor Juan Antonio Pastor Collado, de la Universitat Oberta de Catalunya y de la Universitat Politècnica de Catalunya (ambas instituciones colaboradoras en la exposición) ha agrupado estos objetos en siete categorías temáticas, guiadas cada una de ellas por un verbo conductor. Estas siete categorías están ordenadas de forma creciente respecto a la complejidad conceptual de la actividad que se realizaba con los aparatos mostrados. Así, se muestran aparatos que se utilizaban desde finales del siglo XIX y durante el siglo XX para Contar, Sumar, Calcular, Contabilizar, Computar, Informatizar y Comunicar.

Sumadora personal de cadena Golden Gem.
Sumadora personal de cadena Golden Gem.

De una forma u otra, todos esos antecedentes nos llevan a los inicios de la informática moderna: los registros de la calculadora de Leibniz, el telar de Jacquard, las máquinas de Babbage, las de Hollerith, las reglas del pensamiento lógico de Boole… Todo eso y mucho más, en medio de la era de la automatización industrial y de las presiones de la Segunda Guerra Mundial, dio lugar al nacimiento de los computadores modernos. En las últimas décadas, la rápida innovación en lo que ahora llamamos tecnologías de la información y la comunicación (TIC), y la progresiva y masiva transferencia de mecanismos hardware hacia el intangible software, puede hacernos perder parte de la perspectiva histórica precedente, incluyendo esa prehistoria informática. La muestra que presentamos pretende servir como crónica visual del pasado tangible de la computación.

La exposición sirve además como actividad de puesta en marcha de la última fase del Edificio Científico Tecnológico de la Universidad de La Rioja. Y es que otro de los objetivos de la exposición es hacer todavía más accesible la Universidad a la sociedad. Necesitamos facilitar momentos y ámbitos en que las universidades mostremos a los ciudadanos nuestro día a día, haciéndoles ver que los recursos públicos que se destinan a la docencia, a la investigación y a la divulgación universitaria son recursos bien gestionados. La sociedad debe ver la universidad como algo suyo, como algo propio, que redunda en el bien de todos, y para ello, tenemos que abrir nuestras puertas y dar la oportunidad a los ciudadanos de que nos visiten y nos conozcan. Actividades como la que presentamos con esta muestra pretenden ayudar a que se alcancen estos objetivos.

PD: Este es un motivo añadido para acercarse a La Rioja. Pero si por cualquier razón no fuera posible esa visita, la exposición se encuentra también accesible en formato intangible en www.unirioja.es/expoFCT

Ángel Luis Rubio García es decano de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad de La Rioja

Crónicas del Intangible es un espacio de divulgación sobre las ciencias de la computación, coordinado por la sociedad académica SISTEDES (Sociedad de Ingeniería de Software y de Tecnologías de Desarrollo de Software). El intangible es la parte no material de los sistemas informáticos (es decir, el software), y aquí se relatan su historia y su devenir. Los autores son profesores de las universidades españolas, coordinados por Ricardo Peña Marí (catedrático de la Universidad Complutense de Madrid) y Macario Polo Usaola (profesor titular de la Universidad de Castilla-La Mancha).