Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BANCO DE PRUEBAS

ZTE Axon 7, el móvil con el mejor equipo de sonido

La marca china entra en la guerra del móvil de altas prestaciones incorporando un novedoso sistema de sonido que permite ver películas con Dolby Atmos y grabar música con calidad similar a la de un estudio

Una azafata de ZTE en el Mobile World Congress de Shanghái hace una demostración de la calidad de grabación de sonido del Axon 7 cantando una canción en una cabina
Una azafata de ZTE en el Mobile World Congress de Shanghái hace una demostración de la calidad de grabación de sonido del Axon 7 cantando una canción en una cabina

Las cosas como son: ZTE nunca ha tenido una excelente reputación como fabricante de teléfonos móviles. En China ha sido considerada tradicionalmente como una marca relativamente barata y de escasa calidad destinada a las ciudades de tercer y cuarto orden, donde el cliente tiene un menor conocimiento de estos aparatos. Fuera de sus fronteras, por su parte, la estrategia de la empresa se ha centrado en colocar sus terminales a través de los operadores de telefonía a clientes sin grandes pretensiones que aprovechaban las subvenciones existentes. De esta forma, a pesar de ser uno de los principales fabricantes del mundo en el sector de equipos y de redes de telecomunicaciones, sus productos de consumo nunca han destacado.

Hasta ahora. El final de las subvenciones en el mundo occidental y el incremento de la competencia en el mercado doméstico, donde marcas como Xiaomi o Meizu han ofrecido terminales muy superiores a precios más bajos y empresas como Huawei u OPPO han tenido más éxito en el segmento ‘premium’, han forzado un cambio de estrategia que se ha plasmado en la nueva línea Axon. El Axon Mini del año pasado ya supuso una mejora notable, y su último exponente, el Axon 7, que está disponible desde esta semana en Europa por 450 euros (la versión de 4GB de memoria RAM), supone un salto de gigante para ZTE.

Lo primero que sorprende al cogerlo es la solidez que exudan los materiales utilizados. La excepcional calidad del cuerpo de aluminio se aprecia en los detalles, sobre todo en el elegante conjunto de elementos que dibujan la cámara, el doble flash de dos tonos, y el lector de huellas dactilares, que está instalado con una leve inclinación hacia dentro para que el desbloqueo del terminal resulte más cómodo. Se agradece, además, que su peculiar diseño -llevado a cabo en Estados Unidos y no en China- distinga al terminal del resto. Y el frontal también resulta especial, sobre todo por la inclusión de dos potentes altavoces que son uno de sus atractivos más importantes.

Ficha técnica

ZTE Axon 7, el móvil con el mejor equipo de sonido

Pantalla: AMOLED de 5,5 pulgadas con resolución 2K (1440x2560) con una densidad de píxeles de 538 ppi.

Procesador: Snapdragon 820 de cuatro núcleos a 2,2 Ghz.

Memoria interna: 64 GB ampliables a 192 GB con una tarjeta MicroSD.

Cámaras: Posterior de 20 megapíxeles con flash de doble tono, óptica con luminosidad 1,8, y estabilizador óptico asistido por un estabilizador electrónico adicional. Realiza vídeos en 4K; La cámara de los ‘selfis’ tiene un sensor de 8 megapíxeles y graba vídeo FHD.

Batería: 3.250 mAh. -no intercambiable- con una duración estimada de 16 horas en conversación. Incluye el sistema de carga rápida 3.0 de Qualcomm, que proporciona media carga en 30 minutos y carga completa en 100.

Sistema operativo: MiFavor 4.0 -basado en Android 6-.

Dimensiones y peso: 151.8 x 75 x 8.7 mm y 185 gramos.

Conectividad: GSM / HSPA / LTE - Wi-Fi 802.11 b/g/n/ac, dual-band, WiFi Direct, hotspot - Bluetooth 4.2

Sensores: GPS / GLONASS / BEIDU - Lector de huellas dactilares - giróscopo - acelerómetro - proximidad - luz ambiental

Extras: NFC - Ranura MicroSD y doble SIM - USB-C 3.0

Porque, a diferencia de otras marcas que centran sus esfuerzos en añadir memoria e incluir chips más potentes, ZTE se quiere distinguir con el sonido. “Ante el claro aumento del consumo de vídeo y de música en los ‘smartphones’, consideramos que es uno de los elementos que más relevancia ganan y que, curiosamente, menos atención reciben”, explicó a EL PAÍS el director general de Axon, Zhu Lian, durante el Mobile World Congress celebrado en Shanghái la semana pasada. “Nosotros hemos diseñado el sistema de sonido del Axon 7 de forma conjunta con músicos de un conservatorio que nos han guiado en sus necesidades, y hemos decidido incluir dos chips de alta definición -el Dolby Atmos y el Dolby Digital Plus para un sonido envolvente 7.1-, así como el material N-BASS para mejorar las frecuencias más bajas. Así logramos una experiencia similar a la del cine en casa con los vídeos y gran calidad de audio para la música”.

Efectivamente, comparado con los últimos móviles de Apple y de Samsung, el Axon 7 ofrece una calidad de sonido muy superior. Limpio, lleno de matices, y espectacular en el caso de las películas de alta definición. Los altavoces alcanzan los 120 decibelios, pero el sonido no ‘rasca’ ni siquiera al volumen más alto. Eso sí, lo mejor para disfrutar de la experiencia al máximo es descargar siempre los archivos de mayor calidad -algo que puede agotar rápidamente la memoria interna- y utilizar unos buenos auriculares. Los que ZTE incluye con el Axon 7 no son los ideales.

Por si fuese poco, la marca china afirma que el terminal no solo es adecuado para escuchar, sino que también es ideal para grabar con una calidad similar a la de un estudio. No en vano, el aparato incluye 3 canales HiFi y uno VAD que ofrecen una resolución de sonido de 32 bits. Quienes deseen grabar conversaciones también encontrarán útil el móvil, porque cuenta con un micrófono omnidireccional capaz de captar la voz a siete metros de distancia con una calidad aceptable gracias al chip dedicado que ha instalado ZTE.

Afortunadamente, ZTE no ha dejado de lado el resto del ‘hardware’. No en vano, complementa el excelente sonido con una pantalla AMOLED 2K de 5,5 pulgadas que ofrece un amplio ángulo de visión y colores muy vivos. Es perfecta para su uso en juegos y programas de realidad virtual -ZTE ha lanzado con el Axon 7 su propio aparato para esta tendencia en auge-, pero, comparada con pantallas de menor resolución tiene una desventaja importante: gasta mucha más batería. El Axon 7 incorpora una de 3.250 mAh., más que suficiente para un terminal equipado con una pantalla FHD, pero con un panel 2K acaba el día agonizante.

Es recomendable, por lo tanto, reducir el brillo y utilizar el modo de ahorro cuando no se requiera el máximo rendimiento. Para alargar la vida de la batería, ZTE también ha incluido una función muy interesante que permite gestionar el consumo que de ella hacen las diferentes aplicaciones, algo que permite desconectar las que menos utilizamos. Y, en cualquier caso, el aparato incluye el sistema de carga rápida 3.0 de Qualcomm, que logra más de un 50% de batería en 30 minutos y la carga completa en hora y media, aproximadamente.

En cuanto al resto de especificaciones técnicas, el Axon 7 no defrauda: viene equipado con el último chip de Qualcomm, el Snapdragon 820 de cuatro núcleos a 2,2 Ghz., incluye 4GB de memoria RAM (en China la versión PRO la eleva a 6GB), y 64GB de almacenamiento interno que se puede aumentar 128GB más a través de una tarjeta MicroSD que se instala en una de las dos ranuras SIM. El sensor de huellas dactilares es muy preciso y rápido, aunque no tanto como el del OnePlus 3 o el OPPO F1Plus.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Relación calidad-precio

- Excelente sistema de sonido

- Controles de las cámaras muy completos y estabilizador óptico

- Sistema operativo con opciones innovadoras

Lo peor:

- El cuerpo metálico resulta algo resbaladizo

- No cuenta con botones físicos o capacitivos

- La alta resolución de la pantalla gasta mucha batería

En lo que respecta a las cámaras, el buque insignia de ZTE también destaca. La frontal lo hace por la luminosidad de su lente -f 1.8- y por la generosa resolución de su sensor -20 megapíxeles-, pero también por la combinación de dos estabilizadores de imagen, uno óptico -muy recomendable para hacer fotografías- y otro electrónico -que es de gran ayuda para grabar vídeo sin tembleque y con movimientos suaves-. La calidad de la imagen en ese último apartado es de 4K.

Pero lo que más sobresale en la cámara son sus controles, más propios de un aparato avanzado. Sobre todo en el modo manual, que permite realizar operaciones complejas como bloquear el enfoque en un plano y tomar la medición de luz en otro distinto. Además, el usuario puede elegir variables como la velocidad de obturación, la sensibilidad -entre 100 y 1.600 ISO-, o el balance de blancos. En modos automáticos, el Axon 7 incluye interesantes funciones como la ‘exposición mágica’, para fotografiar las estelas de las estrellas o de los vehículos -lógicamente, sobre un trípode-, la ‘exposición múltiple’, que permite superponer diferentes imágenes, o el ‘timelapse’, que hace un vídeo con fotografías tomadas a intervalos determinados.

La cámara de los ‘selfis’ también es muy decente. Cuenta con una resolución de 8 megapíxeles y algunos extras curiosos. Por ejemplo, en el caso de los autorretratos aparece un pequeño recuadro en la parte superior izquierda, con la imagen del usuario en miniatura, para que fije ahí la vista y el ‘selfi’ quede más natural. Además, se puede disparar el obturador sonriendo o diciendo los clásicos ‘patata’ y ‘whisky’.

De hecho, uno de los puntos fuertes del terminal, en lo que a ‘software’ se refiere, es el amplio abanico de comandos de voz que reconoce. A través de la función MiVoz, el usuario puede grabarse a sí mismo para desbloquear el terminal sin tocarlo, y puede manejar diferentes funciones del asesor de voz. Basta decir ‘llamar a fulanito’ para que se marque su número, ‘abrir Mapas’ para iniciar la aplicación deseada, o ‘reproducir el waka-waka de Shakira’ para que lo haga. También permite comandos como ‘cambiar cámara’ para pasar de la frontal a la de selfis, y la marca asegura que se irá mejorando el asistente con nuevas posibilidades. “En el futuro la mayoría de interfaces serán de voz”, augura Zhu.

Los gestos son otro de los avances que se aprecian en el sistema operativo -basado en Android 6.0- que ZTE ha desarrollado con el nombre MiFavor. Así, no hace falta más que llevarse el teléfono a la oreja para responder una llamada, y hacer el mismo gesto mientras se está viendo un contacto o un SMS para llamarle. En el extremo opuesto, con ponerlo boca abajo se rechaza una llamada entrante. Entre otros gestos con funciones interesantes está el que enciende la linterna cuando se agita el terminal, algo más útil de lo que parece, o el que hace capturas de pantalla personalizadas -eligiendo lo que queremos mostrar- con solo pellizcar la pantalla con tres dedos.

Valoración y veredicto

Valoración

Relación Calidad - Precio: 5 de 5

Diseño: 4 de 5

Innovación: 4 de 5

Manejo: 3 de 5

Extras: 4 de 5

Veredicto: Muy recomendable

Además, el sistema operativo resulta a la vez intuitivo y extremadamente personalizable. Quienes no deseen complicarse la vida pueden acceder al menú simplificado de configuración, mientras que los usuarios avanzados tienen a su disposición otro completo con multitud de opciones. Por ejemplo, se puede escoger la temperatura de color de la pantalla para proteger la vista con un tono cálido por la noche o para mejorar la visibilidad a plena luz del día con tonos más fríos, y una función muy interesante es la que hace una copia de nuestro antiguo terminal para migrar todos los datos del móvil y de las aplicaciones al Axon 7.

Así, la única pega está en la falta de botones capacitivos o físicos, ya que el terminal únicamente permite utilizar los que aparecen en pantalla, que en ocasiones hay que sacar deslizando el dedo desde el borde inferior hacia arriba. En cualquier caso, es evidente que ZTE entra de cabeza en la lucha por el mejor ‘smartphone’ de gama alta con un terminal que debería ayudarle a combatir su mala fama gracias a la gran relación calidad/precio. Además, en países como España cuenta con el valor añadido de una red de distribuidores físicos y de un servicio técnico a la altura de los de cualquier otra marca, algo de lo que no pueden presumir competidores como OnePlus, Meizu o Xiaomi. En cualquier caso, los enemigos son Huawei y Samsung, y la batalla se presenta muy interesante.