Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU investiga a Tesla tras otro accidente de un coche con el piloto automático

El conductor del vehículo, que iba sin las manos en el vehículo, ha salido ileso y ha sido multado por conducción temeraria

Un Model X de Tesla similar al que ha sufrido el último accidente. Reuteurs Live /El País Vídeo

Se trata del tercer accidente en menos de tres meses. Otro coche Tesla que circulaba con el piloto automático encendido ha sufrido un choque, esta vez contra múltiples postes de madera en una carretera de montaña en Montana (Estados Unidos). El conductor, que iba sin las manos en el volante, ha salido ileso y ha sido multado con 85 dólares por conducción temeraria. Este nuevo accidente llega después de que la agencia de seguridad de Estados Unidos abriera una investigación a la compañía por el accidente mortal que sufrió un conductor de un Tesla el pasado 7 de mayo.

Estado del Tesla X siniestrado el domingo, el tercero en menos de tres meses.

En esta ocasión, la historia ha podido ser contada por los propios integrantes del vehículo, en un foro de conductores de Tesla. Ocurrió el domingo de madrugada cuando el Tesla X que conducían no detectó uno de los postes de madera que marca el límite del carril. El vehículo chocó contra "más de 20 postes", según el copiloto, y perdió uno de los faros y la rueda delantera derecha. "El coche está completamente destrozado. En el lugar donde tuvimos el accidente no había señal telefónica y estaba a más de 100 millas de nuestro hotel", explicaba el integrante identificado en el foro como Eresan. Añadió además que el vehículo iba a 60 millas por hora (96 kilómetros por hora) en automático en una zona donde la velocidad límite era 55 (88 kilómetros). 

La compañía no ha respondido a la cuestión de la velocidad, pero sí ha señalado que el conductor ignoró los avisos de seguridad del vehículo. "Las manos del conductor no estaban en el volante, no se detectó ninguna fuerza durante al menos dos minutos después de que el piloto automático se encendiera", señaló el portavoz, que añadió que no respondió a las alertas de poner las manos en el volante. Además, Tesla ha detallado que el conductor estaba usando el piloto automático en una carretera de montaña, condiciones en las que la compañía advierte que no debe hacerse. 

EE UU exige detalles sobre el diseño automático

Este accidente ha ocurrido justo después de que la agencia de seguridad de carreteras estadounidense exigiera a Tesla información detallada sobre el diseño, el funcionamiento y el control de la tecnología del piloto automático. El accidente mortal que sufrió Joshua Brown, el conductor de 40 años que colisionó su Tesla S contra un camión en una autopista de Florida —porque el sistema automático del coche confundió el blanco del remolque con la luz del cielo—, ha desencadenado una investigación por parte de las autoridades de EE UU y un mayor escrutinio hacia la tecnología que permite los vehículos autónomos. La Comisión de Bolsas de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) también trata de establecer si Tesla ha vulnerado la ley al ocultar a los inversores de la compañía información sobre el accidente, ya que no se hizo público hasta pasadas unas semanas. 

EE UU trata de establecer si Tesla ocultó información sobre el accidente, porque no se hizo público hasta semanas después

A pesar de la polémica por las investigaciones y los accidentes, Tesla, que introdujo el software del piloto automático a finales de 2015, no tienen ninguna intención de desactivar la función. El fundador de la compañía, Elon Musk, ha asegurado en varias ocasiones que en estas tragedias podía influir el mal uso del piloto automático. 

Este sistema fue puesto a disposición de los conductores de los modelos S y X, pero sigue estando en fase "beta" de pruebas. Por lo que, según la compañía, los conductores deben estar vigilando el camino y estar preparados para frenar en caso de emergencias. Aspecto que no hizo, por ejemplo, este último conductor, según Tesla.

Musk también defiende que se trata del primer accidente mortal que ocurre después de 200 millones de kilómetros recorridos en modo automático. La solución de Tesla es educar mejor a los usuarios de este sistema y advertirles sobre la forma correcta de su uso.

Más información