Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dudas legales frenan al dron de Facebook

Las normativas en cuanto al uso de estas aeronaves y de los canales de radio siembra de dudas la idea, pensada para para dar acceso a Internet

Facebook. Dron Aquila en pleno vuelo. FACEBOOK / VÍDEO: QUALITY

Facebook ya ha completado el primer vuelo de prueba de Aquila, su dron destinado a llevar Internet a lugares remotos. Se trata de una aeronave con cuatro motores eléctricos y una envergadura similar a la de un Airbus A320, unos 34 metros, pero cuyo peso ronda los 400 kilos.

La idea es que pueda permanecer en el aire hasta 90 días gracias a los paneles solares que la recubren, que producirán electricidad para hacer funcionar los motores durante el día a la vez que cargan las baterías que le permitirán seguir en vuelo por la noche. Aquila tiene como objetivo ofrecer conexión a Internet a sus usuarios mediante enlaces de radio, al mismo tiempo que se conecta con el resto de la red mediante una conexión satélite láser de alta velocidad.

Aquila tiene como objetivo ofrecer conexión a Internet a sus usuarios mediante enlaces de radio

Hacer funcionar todo esto requerirá, como es lógico, probar que todos los equipos de a bordo funcionan como se espera desde el punto de vista técnico. Pero a tenor de este primer vuelo de prueba, que iba a durar treinta minutos pero se extendió hasta los 90, esto parece ir encaminado.

De hecho, es casi seguro que el mayor problema al que se enfrentará Facebook será legal más que técnico, igual que le sucederá a Google con los drones de Titan Aerospace que quiere usar para el mismo propósito.

Y es que en la mayoría de países no está regulado el uso de drones, y en aquellos en los que lo está las reglas que rigen su uso estipulan, por lo general, que estos deben permanecer siempre a la vista del piloto y ponen límites en su tamaño y peso.

Puesto de control de Aquila.

Dado que está previsto que Aquila o los drones de Titan vuelen a una altitud de entre 60.000 y 90.000 pies, de 20 a 30 kilómetros, será imposible que el piloto los pueda tener siempre a la vista, por mucho que los vaya a gobernar un piloto automático la mayor parte del tiempo. El tamaño de los Aquila y de los Titan, con una envergadura de 50 metros, será otro problema.

Así que a ambas empresas les queda un largo camino por delante de cara a conseguir que las distintas autoridades competentes les concedan exenciones para poder volar sus drones o que modifiquen las normativas vigentes, algo en lo que ya están colaborando.

Pero por si esto fuera poco, también tendrán que lidiar con las regulaciones correspondientes a los equipos de radio que estos drones llevarán a bordo.

El mayor problema al que se enfrentará Facebook será legal más que técnico. En la mayoría de países no está regulado el uso de drones

En este sentido, tendrán que arreglárselas para que la Unión Internacional de Telecomunicaciones les reserve una banda de frecuencias de radio para la transmisión de datos desde la estratosfera, algo que por ahora no existe; también en este aspecto Facebook y Google han presentado sus respectivas solicitudes.

Así que aunque la idea de usar drones –o globos, otra posibilidad en la que Google está trabajando con su proyecto Loon– para llevar Internet a los miles de millones de personas que aún no tienen acceso a ella parece técnicamente factible, puede que sean las leyes, que para variar van por detrás de la tecnología, las que no le permitan despegar.

Más información