Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

RedMi Pro: Xiaomi redefine la gama media con un diseño peculiar y doble cámara

Después de haber quedado rezagada en la adopción de nuevas tecnologías, la marca china contraataca con la mejor relación calidad-precio del mercado

La doble cámara del nuevo teléfono de Xiaomi saca fotos en modo estéreo. ZA

Xiaomi necesitaba desesperadamente un revulsivo para reanimar sus ventas. Sus últimos modelos han funcionado bien pero no han logrado entusiasmar a los usuarios, un hecho que ha dejado en evidencia el ranking de ventas en China, donde la marca que dirige Lei Jun ha caído hasta quedar por detrás de rivales como Huawei, OPPO o Vivo. De hecho, muchos consideran que Xiaomi se está rezagando en la adopción de nuevas tecnologías: tardó en incorporar los lectores de huellas dactilares y el cuerpo metálico, y todavía no cuenta con avances como el 3D Press -que discrimina la fuerza que el usuario hace al presionar sobre la pantalla-, el autofoco láser, o la impermeabilidad.

Valoración

Relación Calidad - Precio: 5 de 5

Diseño: 4 de 5

Innovación: 4 de 5

Manejo: 3 de 5

Extras: 4 de 5

Veredicto: Muy recomendable

La respuesta ha llegado de la mano del RedMi Pro, que es, sin duda, el mejor móvil que Xiaomi ha fabricado jamás para la gama media. Es más, a la espera de que presente su esperado Mi Note 2, puede que incluso sea el mejor móvil de su catálogo actual, incluso por delante del buque insignia, el Mi5. Así, el último terminal de la marca aspira a marcar de nuevo las diferencias con sus competidores. Y lo hace de forma bien visible. No en vano, el diseño es un gran acierto.

El frontal es genérico y no tiene nada reseñable, pero la tapa trasera de metal pulido, con un acabado brillante levemente estriado, lo hace inconfundible. A estas alturas, con un mercado saturado de móviles que cada vez se parecen más entre sí, la sola diferenciación del resto ya es motivo de alabanza. Y, en este caso, el resultado además resulta elegante y atractivo.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Calidad y efectos de la doble cámara

- Diseño atractivo y robusto

- Posibilidad de clonar aplicaciones

- Sistema operativo personalizable y con 2 usuarios

Lo peor:

- Algo grueso y pesado

- Sonido de calidad mejorable

- Sin estabilizador óptico

- No tiene chip NFC ni fotos RAW

Por si fuese poco, Xiaomi ha decidido incluir una doble cámara cuyos dos objetivos separados por el flash dual que queda en medio acentúa aún más el peculiar carácter del diseño. Las únicas pegas del conjunto están en que el metal atrapa más huellas que las del acabado en mate habitual en otras marcas, y que los 174 gramos del terminal resultan algo pesados para un móvil de 5,5 pulgadas.

El interior también destaca para ser un móvil que se puede adquirir por 1.999 yuanes (389 euros en España). Cuenta con un procesador Mediatek Helio X25, uno de los mejores del fabricante chino, con diez núcleos a una frecuencia máxima de 2,5 GHz., y 4GB de memoria RAM. Se agradece también la generosa capacidad de almacenamiento interno, que alcanza los 128 GB. Una versión más asequible (que en España cuesta 277 euros) incorpora el chip anterior, el Helio X20, y reduce tanto la memoria RAM -3GB- como la capacidad de almacenamiento -32GB, que se pueden ampliar con una tarjeta MicroSD- y la frecuencia máxima del chip -2,1 Ghz.-. Lo que no cambia es la adopción del sistema fotográfico de doble cámara.

Y, sin duda, este ofrece resultados muy interesantes. Aunque el móvil puede captar imágenes utilizando únicamente su cámara principal de 13 megapíxeles, cuyas fotografías no resultan en absoluto excepcionales, es la sincronización con la cámara secundaria de 5 megapíxeles instalada justo debajo lo que marca la diferencia. Xiaomi ha denominado este sistema como ‘modo estéreo’, y ofrece la posibilidad de tomar imágenes que, de otra forma, resultarían imposibles.

ampliar foto
Fotografía tomada con la doble cámara en modo estéreo.

El efecto más llamativo es el que se puede obtener jugando con la profundidad de campo. La cámara dual tiene la capacidad de proporcionar resultados similares a los que daría un objetivo de luminosidad espectacular -f 0,95-. La diferencia con el resto radica en el enfoque, que se reduce a un punto muy preciso, y la difuminación que provoca en el resto de la imagen. Es un efecto que sirve para resaltar un elemento sobre el resto, algo que hasta ahora solo se podía hacer en la edición posterior utilizando filtros de diferentes aplicaciones. La interfaz de la cámara permite la selección de la apertura desde ese asombroso f 0,95 hasta el f 5,6 en el que se obtienen imágenes muy nítidas.

Pero la doble cámara va más allá y permite incluso reenfocar las imágenes una vez tomadas. Así, en el caso de que el foco se haya ido hacia un elemento que no interesa, es posible rediseñar la toma de forma muy sencilla: no hay más que apretar en el lugar de la imagen que queremos tener enfocado. El sistema tiene claras limitaciones, sobre todo cuando se utiliza la máxima apertura, pero resulta asombroso. Finalmente, cabe la posibilidad de ver las fotos en versión 3D, una opción bastante tonta que no sirve para nada más que para presumir de móvil. Y, por ponerle una pega a la cámara, no es capaz de grabar vídeo en 4K y su resolución máxima se queda en FHD, que es también la de la pantalla.

Ficha técnica

Pantalla: 5,5 pulgadas con resolución FHD (1080x1920) con una densidad de píxeles de 401 ppi.

Procesador: Mediatek Helio X25 de diez núcleos a 2,5 Ghz. La versión más barata usa el Helio X20 a 2,3 Ghz.

Memoria RAM: 3/4 GB

Memoria interna: 32/64/128 GB.

Cámaras: Posterior doble de 13 y 5 megapíxeles con flash de doble tono, óptica con luminosidad 2.0. Realiza vídeos en FHD; La cámara de los ‘selfis’ tiene un sensor de 5 megapíxeles y graba vídeo FHD.

Batería: 4.050 mAh. -no intercambiable- con una duración estimada de 20 horas en conversación. Incluye sistema de carga rápida que proporciona en torno al 50% de la capacidad en 30 minutos.

Sistema operativo: MIUI 8 -basado en Android 6-.

Dimensiones y peso: 151.5 x 76.2 x 8.2 mm y 174 gramos.

Conectividad: GSM / HSPA / LTE - Wi-Fi 802.11 b/g/n, WiFi Direct, hotspot - Bluetooth 4.2 - Doble SIM.

Sensores: GPS / GLONASS / BEIDU - Lector de huellas dactilares - giróscopo - acelerómetro - proximidad - luz ambiental

Extras: USB-C 1.0 / Almacenamiento interno extensible mediante tarjeta MicroSD en la segunda ranura de la SIM

El resto del ‘hardware’ del RedMi Pro es correcto pero no sobresaliente. La cámara anterior -de los selfis- tiene un sensor de 5 megapíxeles y una lente luminosa -f 2.0- que logra buenos resultados, mientras que el altavoz ubicado en el borde inferior del terminal ofrece una calidad de sonido aceptable pero sin florituras. El lector de huellas dactilares es preciso pero no especialmente rápido, y la calidad de la pantalla OLED supera a la del resto de contrincantes en la misma gama de precios. Por su parte, la generosa batería de 4.050 mAh. ha durado dos días con un uso moderado del terminal durante nuestra prueba. Y lo que resulta exclusivo de Xiaomi es el puerto de infrarrojos que sirve para controlar diferentes electrodomésticos, desde el televisor hasta el aire acondicionado, a través de la interesante aplicación Mi Remote.

Una vez más, el sistema operativo MIUI se cuenta entre los grandes atractivos del aparato de Xiaomi. Basado en Android 6, incorpora algunas de las grandes novedades del sistema de Google, como la posibilidad de crear dos cuentas de usuario con credenciales diferentes que dan acceso a dos espacios de aplicaciones diferenciados. Es algo muy interesante para mantener dos niveles de privacidad, algo que agradecerán sobre todo los padres cuyos hijos utilicen el terminal para jugar o con otros fines.

Además, MIUI ha sido pionero en estrenar la ‘clonación’ de aplicaciones, una función que sirve para gestionar dos cuentas de un mismo servicio a la vez, en el mismo espacio. Se pueden tener así dos cuentas de Facebook, Twitter, Instagram, o Whastapp -aunque en este caso habría que tener dos números de teléfono instalados en la doble SIM del móvil-. Así, el móvil es perfecto para los ‘community managers’ que tengan que gestionar una cuenta oficial o corporativa y quieran seguir activos en la personal. En el caso de los servicios de mensajería instantánea, también permite hacer una mejor diferenciación entre el mundo privado y el del trabajo.

Además, la octava versión de MIUI introduce el botón virtual multifunción en pantalla Quick Ball, similar pero muy superior al de Apple. Además de que se puede utilizar incluso en la pantalla de bloqueo, resulta mucho más personalizable que el del iPhone y también incorpora más funciones. Se puede desplegar su menú con un toque o deslizando el dedo sobre él, e incluye, además de las típicas ‘volver atrás’ o ‘multitarea’, acciones como ‘captura de pantalla’ o ‘bloquear terminal’. Después de acostumbrarse, agiliza la navegación.

La competencia

Meizu MX6

OPPO F1S

Huawei Mate S

Aunque los usuarios de fuera de China tendrán más difícil utilizarla, el último extra del RedMi Pro es una SIM virtual que resulta extremadamente útil para evitar grandes facturas telefónicas en los viajes por el uso de datos. Se paga por día, y ofrece servicio en casi todo el mundo a un precio muy competitivo. Por ejemplo, si un chino viaja a España puede elegir un plan de esta SIM virtual que cubre 21 países europeos y permite utilizar 300 MB diarios a máxima velocidad -luego sigue funcionando pero más lento- por 25 yuanes (3,4 euros). Por comparar, un usuario de Movistar en China debe abonar más que esa suma por un solo megabyte.

En resumen, el RedMi Pro logra un magnífico equilibrio entre ‘hardware’ y ‘software’ y ofrece una excelente relación calidad-precio. Ahora habrá que ver si Xiaomi logra hacer lo mismo con su buque insignia, porque otras marcas le están comiendo terreno con terminales más potentes e innovadores. Todo apunta a que no tendremos que esperar demasiado para obtener una respuesta.

Más información