Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Loewe se pasa al negro puro

El primer televisor OLED de la firma alemana apuesta por tecnologías propias para mejorar la imagen, un interfaz sencillo y un diseño de lujo

El primer televisor OLED de Loewe cuenta con un diseño de lujo.

Mucho se ha hablado de las bondades de la tecnología OLED aplicada a los televisores: un amplio rango de colores, un aumento del brillo con un consumo energético reducido y un contraste que permite mostrar negros realmente negros. Sólo LG había apostado firmemente por esta tecnología hasta la fecha. Ahora se suma a esta tendencia Loewe, la firma alemana especializada en sistemas de imagen y sonido de gama alta, gracias a un acuerdo con la firma coreana. El resultado es Loewe Bild 7, disponible en 55 y 65 pulgadas.

Personalizada

Ficha técnica

Pantalla: 55 o 65 pulgadas UHD (3.840 x 2.160 píxeles), tecnología OLED

Digital+: DVB-T2, DVB-C, DVB-S3, Multistandard, Dual Channel, DVB radio

Sound+: Barra de sonido con diseño cerrado y membranas pasivas; 2x60 vatios de potencia, Digital audio link, receptor 5.1, Dolby Digital Plus, DTS

Media+: Disco duro interno de 1 TB, DR+ Streaming Server, Multi Recording, Mobile Recording, Bluetooth Music Player, Internet Apps

Conectividad: 4x HDMI, LAN, WLAN, 2x CI, RS232, IR-Link, DAL, Digital Audio Out, Analog Audio Out, auriculares, Micro AV, 3x USB 3.0

Precio: Desde 4.999 euros

www.loewe.maygap.com

Loewe ha instalado en su televisor un panel fabricado por LG, pero con una serie de ajustes y aplicando su propio sistema de procesamiento de imagen. Con ello, la firma busca minimizar los defectos asociados a la primera generación de esta tecnología. El principal es el marcado, un problema que se produce cuando una misma imagen se mantiene fija durante varios segundos en pantalla. Un claro ejemplo sería el del logo de un canal de televisión, que deja un rastro sutil al cambiar de cadena. Para evitarlo, este modelo detecta estas imágenes fijas y toma medidas para que queden menos marcadas, como atenuarlas o desplazarlas unos píxeles; no hay que preocuparse, porque es un ajuste mínimo e imperceptible para el ojo humano que no afecta para nada a la calidad de visualización. Por otro lado, el panel se regenera cuando el televisor pasa a modo stand by y se mantiene en ese estado durante al menos media hora.

Con resolución UHD (cuatro veces más que Full HD), Bild 7 permite reproducir contenidos HDR (High Dynamic Range, imágenes de alto rango dinámico), una tecnología que mejora el contraste y los colores a la vez que ayuda a percibir más detalles. En concreto, es compatible con el sistema Dolby Vision HDR (es uno de los pocos modelos adaptados a este estándar) y con HDR 10 mediante una actualización de software.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Calidad de imagen

- Relación calidad-precio

- Disco duro interno

Lo peor:

- Tecnología todavía cara

- Ausencia de compatibilidad con algunas apps

La suma de tecnología OLED, las mejoras en el panel, la resolución UHD y la compatibilidad HDR hace que podamos hablar de una calidad de imagen magnífica, en la que destacan negros intensos y profundos, colores radiantes, movimientos muy fluidos y grandes detalles, sobre todo cuando estamos viendo contenido nativo UHD.

También presume de una calidad de sonido superior a la de otros modelos del mercado. Y es que Loewe, en lugar de integrar los altavoces en la propia pantalla (con las limitaciones que eso implica), ha optado por instalar una barra de sonido unida a ella. Su rasgo más llamativo es su capacidad para esconderse: al encender el televisor, un sistema cinemático interno eleva la pantalla y hace visible la barra; al apagarlo, desciende cubriéndola. Entrega una potencia de 120 vatios y cuenta con seis altavoces para medios y agudos y cuatro woofer para los tonos bajos. De esta manera, es capaz de crear un audio dinámico y envolvente. Además, posee tecnología Bluetooth, por lo que es posible transferir contenidos de audio desde smartphones o tabletas compatibles y utilizar la barra de sonido como un altavoz inalámbrico.

Valoración y veredicto

Calidad-precio: ****

Diseño: *****

Innovación: ****

Manejo: *****

Extras: ****

Veredicto:

  • Rotundamente bueno
  • Recomendable
  • Neutro
  • Más bien negativo
  • Muy negativo

Disco duro interno

Como es habitual en los televisores de la firma alemana, Bild 7 incorpora múltiples sintonizadores de televisión: dos de satélite, dos TDT y dos analógicos, de tal manera que puede verse un canal mientras se graban otros dos en el disco duro interno de 1 TB que incorpora o en una unidad externa USB. Todos los contenidos almacenados en la memoria local son accesibles desde cualquier pantalla de Loewe conectada a la red doméstica, del mismo modo que es posible programar las grabaciones desde smartphones y tabletas o enviar las emisiones y programas grabados a estos dispositivos móviles.

La conexión a la red también sirve para acceder a los servicios característicos de las Smart TV: televisión a la carta, navegador web, aplicaciones... En este caso, destaca la ausencia de Netflix y Spotify. A cambio, Loewe propone utilizar Amazon Video, que se prevé que esté disponible en España antes de final de año, y Tidal, un servicio de música en streaming caracterizado por ofrecer sonido de alta fidelidad. Todos los contenidos se organizan por categorías en su interfaz, aunque en la pantalla de inicio es posible seleccionar los favoritos para tener un acceso mucho más rápido.

Diseño de lujo

Los televisores de Loewe siempre se han caracterizado por un diseño elegante y minimalista con amplias opciones de personalización. El caso de la Bild 7 no es una excepción, como corroboran sus 7 milímetros de grosor y un marco finísimo, además de variadas opciones de colocación: desde el soporte para pared incluido, hasta unidades para suelo, mesa o giratorias, así como modelos motorizados que permiten girar la pantalla desde el mando a distancia.

La competencia

- LG OLED65G6V

Otro de los rasgos de identidad de los productos de esta firma alemana ha sido tradicionalmente su elevado precio. Con todas estas características y teniendo en cuenta que la tecnología OLED todavía es cara, era de esperar un televisor con un coste desorbitado. Sin embargo, nuestra sorpresa ha sido encontrarnos con lo contrario: cifras muy similares a las que ofrecen los modelos de la competencia. A nuestro juicio, uno de los principales argumentos de compra a su favor.

Más información