Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
European Cyber Security Challenge

Los chavales españoles que resolvieron el desafío europeo de la ciberseguridad

Diez chicos seleccionados por el Incibe han sido los ganadores del European Cyber Security Challenge

Ampliar foto
Los ganadores del ECSC junto al equipo técnico. Arriba de izq a dcha: Pablo Martínez, Borja Martínez, Daniel Fernández, Juan Carlos Pedroche, Pablo Fernández, Ángel Lozano, Miguel Ángel Jimeno, Adrián Marcos y Héctor Cuesta. Abajo, de izda a dcha: José Ignacio Rojo, Raúl Riesco, de Incibe, y Antonio Ramos de Mundo Hacker. Incibe

Diez chicos españoles de entre 18 y 25 años han ganado el European Cyber Security Challenge (ECSC), una competición promovida por la Comisión Europea en la que han participado 10 países de la Unión. El equipo fue seleccionado por el Incibe de entre los mejores de CyberCamp, un torneo similar pero de ámbito nacional. El objetivo de todos estos torneos es detectar el talento en competencias de ciberseguridad, un área en constante crecimiento debido a los últimos acontecimientos sobre ataques masivos a gobiernos y empresas. El equipo español lideró la competición durante casi toda la prueba celebrada en Düsseldorf, Alemania, y finalizó el reto con una puntuación de más de 1.000 puntos sobre el segundo clasificado, Rumanía, y más de 2.000 sobre el tercero, Alemania.

ampliar foto
Tabla con la clasificación.

El equipo que representó a España está formado por 10 chicos, de entre 18 y 25 años. La competición europea duró entre ocho y 10 horas y consistió fundamentalmente en un Capture the Flag (CTF), una prueba en la que cada equipo cuenta con un servidor que debe defender de los ataques del resto de equipos, y a la vez, el mismo equipo debe atacar los servidores de los contrarios. Raúl Riesco, coordinador y seleccionador del equipo y miembro de Incibe explica que el equipo español demostró su talento de una forma clara y contundente. “Excepto un rato en el que Rumanía nos estuvo dando guerra, fuimos líderes durante toda la competición”, asegura Riesco.

José Ignacio Rojo, de 23 años, fue el capitán del equipo por la puntuación que obtuvo en CyberCamp y por su capacidad para asumir responsabilidad. Rojo estudió un Grado en Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y ahora cursa un máster. Supo de la primera competición que celebró Incibe en 2014 por un profesor que en una clase les invitó a participar a él y a sus compañeros. “Y aquello fue la puerta de entrada”, cuenta Rojo. Desde entonces, el mundo de la ciberseguridad le atrapó y se ha convertido en un habitual en este tipo de eventos, a pesar de que su vida profesional va por otros derroteros.

ampliar foto
El equipo español durante la competición. Incibe

Rojo se muestra contento por el resultado del ECSC. “Yo disfruto mucho en este tipo de competiciones y más cuando tienes un equipo que funciona en un entorno que es muy individualista”, explica Rojo. “Me siento muy orgulloso porque individualmente todos los de mi equipo son unos cracks, pero los otros también lo eran. El secreto estuvo en que el equipo funcionó mejor que los demás”, señala el capitán.

Borja Martínez, de 23 años, es uno de los integrantes del mismo equipo y explica que desde que tiene ocho o nueve años le ha dedicado parte de su tiempo a la informática. Su empeño le ha llevado a situarse entre los mejores aún sin haber estudiado más allá de la ESO. Todo lo que Martínez sabe, lo ha aprendido por sí mismo y supo del CyberCamp, el campeonato clasificatorio para el torneo europeo por los foros que suele frecuentar, que además de un puesto en ECSC le concedió otro premio: un contrato con un InnoTec, una empresa del sector de la ciberseguridad. “Yo empecé a trabajar en esto gracias a CyberCamp”, admite. Y ahora, tras haber ganado el torneo europeo, le están lloviendo las ofertas de trabajo, igual que al resto de sus compañeros. “Pero de momento estoy muy contento donde estoy”, asegura.

Desde hace unos años, casi todos los países europeos han empezado a desarrollar estrategias de ciberseguridad

Martínez explica que el hecho de no tener formación académica se debe en parte a la carencia que hay en estudios de este tipo, aunque reconoce que eso está empezando a cambiar y ya hay algunos cursos y másters. Riesco, de Incibe, explica que desde hace unos años, casi todos los países europeos han empezado a desarrollar estrategias de ciberseguridad. Hace tres años, la Comisión Europea y la Agencia de Seguridad de las Redes y de la Información de la Unión Europea (ENISA), convocaron a seis países, entre los que se encontraba España, con el objetivo de crear una competición europea en la que se enfrentasen los mejores de cada país. Y cada vez se incluyen más países en el torneo. “Hay una demanda creciente de empleo y no hay gente suficiente para cubrir todos esos puestos de trabajo. Además, es un fenómeno que ha venido para quedarse”, explica Riesco.

El Incibe prepara ya la edición de CyberCamp 2016 que se celebrará en León a primeros de diciembre coincidiendo con el décimo aniversario del instituto. Para poder participar en la competición hay que superar unas fases previas. Existen varias vías de acceso a la final, que se pueden consultar en su web. Este año, además, habrá una novedad para fomentar la participación: entre enero y febrero se abrirá una nueva fase de clasificación para el campeonato europeo de 2017 a modo de repesca. “Siempre se puede caer alguno de los seleccionados o aparecer alguien que sea incluso mejor”, explica Riesco. Junto con el campeonato, Incibe celebra también un foro de empleo y un Networking Game, una serie de actividades para que las empresas puedan ver a los jóvenes en acción. “En el fondo, se trata de que los participantes encuentren empleo”, concluye Riesco.

Más información