Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vídeos de acción controlados por voz

La nueva GoPro Hero5 Black mejora la estabilidad de los vídeos y añade control por voz, GPS y resistencia al agua. Cuesta 429 euros

Cámara GoPro Hero 5 Black Dive Housing. EPV

Son tiempos complicados para GoPro. Hace sólo unas semanas, la firma anunció los resultados económicos del tercer trimestre del año con una caída del 39,9% con respecto al mismo periodo de 2015. Por si eso fuera poco, se ha visto obligada a retirar del mercado una de sus grandes apuestas del año debido a fallos técnicos: el dron Karma. Por eso, se lo juegan todo a una carta, que no es otra que la mejor cámara de acción creada hasta la fecha por la firma, GoPro Hero5 Black.

Ficha técnica

Pantalla: 2 pulgadas

Calidad: Vídeo 4K, imágenes de 12 megapíxeles con captura individual, en ráfaga y modo Time Lapse

Fotografías: captura RAW, modo WDR

Audio: Filtro del sonido del viento, procesamiento avanzado del audio que registra canales izquierdo y derecho

Resistencia al agua: 10 metros

Conectividad: Bluetooth y Wi-Fi

Apps: Capture, Quik, Quik Desktop

Otros: control por voz, reducción del ruido del viento, GPS

Precio: 429,99 euros

es.gopro.com

Este modelo se caracteriza por mantener las prestaciones más alabadas de las generaciones anteriores, pero puliendo sus imperfecciones. Así, comparte con Hero4 Black la resolución 4K a 30fps, y añade la pantalla táctil del modelo Hero4 Silver, además del audio mejorado y la resistencia al agua de la Hero Session. A todo ello, suma un sistema de estabilización de imagen automático, control por voz y GPS.

Las diferencias

Lo primero que llama la atención de la GoPro Hero5 Black es un sustancial cambio de diseño. Sigue teniendo forma rectangular, pero más redondeada en las esquinas y con un exterior engomado que hace que el agarre sea muy seguro en cualquier situación, incluso debajo del agua: es resistente a una profundidad máxima de 10 metros sin necesidad de utilizar ningún tipo de carcasa. La única precaución es cerrar correctamente las dos pestañas que ocultan, por un lado, la batería y la tarjeta de memoria y, por otro, las conexiones microHDMI y USB tipo C. Las dimensiones también son un poco diferentes, aunque esto no impide que se puedan seguir utilizando muchos accesorios de las generaciones anteriores, como soportes, fundas y piezas de repuesto.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Calidad de imagen

- Estabilidad del vídeo

- Sumergible

- Software

Lo peor:

- Autonomía

- Sensibilidad de la pantalla

El control de las funciones se realiza con la combinación de dos botones físicos y una pantalla táctil de 2 pulgadas. En ella, además, es posible previsualizar imágenes y vídeos. La respuesta táctil es buena cuando se trata de pulsar sobre una opción, aunque las sensaciones no son tan positivas al desplazar el dedo para desplegar funciones desde los bordes o hacer scroll. En este supuesto, se nota cierto retardo entre el toque y la ejecución de la función.

No es la única pantalla, ya que se mantiene la pequeña superficie monocroma junto al objetivo que muestra la resolución seleccionada, el número de tomas, la capacidad restante en la tarjeta de memoria y el estado de la batería. Eso sí, sólo resulta útil con buena luz, ya que al no estar retroiluminada es imposible verla a oscuras.

Más estable que nunca

El sensor de la nueva GoPro posee las mismas capacidades que el de la Hero 4 Black: grabaciones 4K a 30 fps, Full HD a 120 fps y HD a 240 fps para conseguir efecto cámara súper lenta. La diferencia se encuentra en la nueva estabilización automática de imagen, que consigue reducir de manera perceptible los tirones propios de la actividad deportiva. Con este sistema, se reposiciona y recorta ligeramente cada uno de los fotogramas del vídeo hasta eliminar los movimientos bruscos. La única excepción se da en 4K, ya que en este caso es necesario utilizar el sensor completo para conseguir esa calidad y no hay margen para recortar píxeles.

ampliar foto
La cámara GoPro Hero 5 es sumergible.

La calidad de las imágenes es estupenda, con colores vibrantes, multitud de detalles y máxima nitidez. En el caso de que se desee eliminar el característico efecto ojo de pez de las imágenes captadas en gran angular, este modelo dispone de un modo llamado “Linear” que elimina esta distorsión de los vídeos Full HD. Además, GoPro Hero5 Black captura imágenes de 12 megapíxeles en formato RAW, con una calidad similar a la de los smartphones actuales. Y también, como ocurre con los teléfonos inteligentes, la calidad empeora en condiciones de mala iluminación.

Por otro lado, se percibe una mejora sustancial en la calidad del audio capturado. Buena parte de la responsabilidad es del diseño resistente al agua, que evita tener que colocar una carcasa que se convierte en una barrera entre el sonido y los micrófonos. En concreto, incorpora tres situados en distintos puntos del cuerpo de la cámara. Su peculiaridad es que el software de procesamiento de audio es capaz de identificar de cuál de los tres procede el mejor sonido en cada momento y crea una pista de audio de forma automática e inmediata combinándolos. De este modo, consigue mejorar el audio en cualquier situación, incluso cuando hay viento.

Valoración y veredicto

Calidad-precio: ****

Diseño: ****

Innovación: ****

Manejo: *****

Extras: ****

Veredicto:

  • Rotundamente bueno
  • Recomendable
  • Neutro
  • Más bien negativo
  • Muy negativo

Te escucha

Estos micrófonos también sirven para activar un sistema de reconocimiento de voz: sin duda una de las novedades más llamativas y prácticas. El funcionamiento es tan sencillo como pronunciar en voz alta alguno de los comandos predeterminados, que siempre empiezan por “GoPro”: "GoPro empieza a grabar" o "GoPro toma una foto", entre otras opciones. A efectos prácticos funciona muy bien y resulta útil para ahorrar pasos a la hora de seleccionar alguna opción de forma manual, además de en las situaciones en las que tenemos las manos ocupadas o la cámara está situada en un casco o lugar poco accesible.

La última alternativa para controlarla es el teléfono móvil, siempre y cuando tenga instalada la aplicación Capture. Bajo este nombre se oculta la misma aplicación de los modelos anteriores, que conecta el dispositivo al smarpthone a través de Bluetooth (para encenderla de forma remota) y Wi-Fi, para controlarla y transferir contenidos.

Como complemento, pueden utilizarse otras aplicaciones y programas como Quik, que permite importar vídeos y fotografías y editarlos fácilmente. La versión de escritorio, además, ofrece acceso a la información obtenida por su GPS. De esta manera, es posible insertar todo tipo de datos en los vídeos, como velocidad, distancia recorrida, altitud, etcétera. A nivel más básico, el GPS se utiliza para geolocalizar las imágenes en redes sociales.

Necesitas otra batería

La competencia

- Garmin VIRB Ultra 30

- Sony Action Cam X1000VR

- Tomtom Bandit

- Geonaute G-Eye 700

Sin duda, el aspecto más controvertido de la nueva GoPro es su autonomía. La capacidad de la batería ha mejorado un poco con respecto a la anterior versión, pero no lo suficiente para utilizar la cámara durante una larga jornada. Según nuestras pruebas, resiste durante alrededor de dos horas. Poco, a nuestro criterio. Y eso obliga a llevar siempre encima una batería de recambio o un powerbank con su correspondiente cable.

Más allá de eso, el funcionamiento general es muy fluido, la calidad de las imágenes óptima y las posibilidades de edición, múltiples. Sin duda alguna, si a esta ecuación se le suma la resistencia al agua, el GPS y el reconocimiento de voz, hay pocos modelos del mercado que puedan hacerle sombra. Nos encontramos ante un equipo para amantes del deporte y la acción que, por su precio (429 euros) recomendaríamos a aquellos que realmente vayan a utilizarla de forma continua. Para el resto, mejor el modelo inferior, GoPro Hero5 Session. Las diferencias, a grandes rasgos, son la captura de imágenes de 10 en lugar de 12 megapíxeles, la ausencia de pantalla y módulo GPS o un cuerpo mucho más compacto. Y 100 euros en el precio.

Más información