Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tesla empieza a vender sus coches en España

La compañía de automóviles eléctricos desembarca en Madrid y Barcelona con los modelos X y S que incluyen la función de piloto automático

Un Tesla Model X en la Puerta de Alcalá de Madrid.

"Este plan secreto queda entre tú y yo: 1. Construir un coche deportivo. 2. Usar ese dinero para crear un coche más asequible. 3. Usar ‘ese’ dinero para crear un coche todavía más asequible. 4. Mientras tanto, ofrecer una opción de moverse con energía eléctrica de emisión cero. No se lo cuentes a nadie". Así resumía hace 10 años Elon Musk, fundador y director general de Tesla Motors, las etapas de su "plan maestro", con el que pretende revolucionar el mercado del automóvil. Hoy, una década y cuatro meses después de ese anuncio, con presencia ya en 22 países y 160.000 vehículos eléctricos vendidos, la compañía desembarca en España. A partir de este viernes se pone en funcionamiento la página web española, donde se podrán adquirir sus dos modelos, X y S, para que sean enviados a cualquier parte del país. En Madrid y en Barcelona se podrán concretar rutas de conducción para probar los vehículos, ya famosos por incorporar la función de piloto automático

Durante los primeros meses, estas pruebas se realizarán en hoteles seleccionados por la compañía, que no dispone de tiendas abiertas todavía. "Esperamos tener abiertas ubicaciones físicas propias en la segunda mitad de 2017 tanto en Madrid como en Barcelona", explica Jorge Milburn, responsable de Tesla para España y Portugal, a EL PAÍS. De momento, no tienen previsto otras localizaciones españolas para las pruebas ni tampoco para las tiendas, pero aseguran que hay "planes de crecimiento, este es el comienzo de las operaciones". 

Una carga durante la noche equivale a 150 kilómetros de batería

Una vez efectuado el pedido y el pago por la página web —el modelo S cuesta 80.100 euros y el X se vende a partir de 103.100 euros— el vehículo tarda entre dos y tres meses en llegar a España, "solo un mes se va ya en el transporte desde Estados Unidos". Sin embargo, han lanzado una oferta especial para las primeras unidades, que pueden llegar este mismo mes, porque "ya se encuentran en Europa". 

La compañía norteamericana ha elegido Barcelona para tener la sede social de su filial en España, denominada Tesla Spain, según publicó el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) el pasado 28 de octubre. Según detalla el documento, Tesla Spain tiene como función "la importación, distribución, venta y servicios de vehículos eléctricos Tesla", así como "sistemas de almacenamiento de energía y equipos estacionarios". 

Tesla Model X ampliar foto
Interior del Tesla Model X.

Una de las principales inversiones que la compañía va a tener que realizar en nuestro país es mejorar la red de cargadores eléctricos. Los modelos actuales tienen una autonomía de 630 kilómetros para el Tesla X y 450 kilómetros para el Tesla S, por lo que no podrían efectuar largos trayectos con la misma carga. Para eso, la compañía tiene sus propios puntos de carga, conocidos como súpercargadores, donde se puede cargar el 50% de la batería del vehículo en 20 minutos, de forma gratuita. Actualmente solo hay siete de estas instalaciones en España, todas situadas en el corredor mediterráneo. "Hemos empezado a trabajar ya, porque es necesario, en una red de súpercargadores para el trayecto de Barcelona a Madrid", describe Milburn. 

Se puede viajar del norte de Noruega al sur de España con un coche eléctrico

Además, Tesla tiene una colaboración con 50 hoteles y edificios para poder cargar sus vehículos —depende de cada propietario si es gratuita o no—. "Pero este tipo de cargadores están pensados solo para largas distancias, el 95% de las cargas se hacen en casa o en la oficina", sostiene el responsable para España y Portugal. Este proceso es mucho más lento: si cargas el móvil durante la noche tienes batería para recorrer alrededor de 150 kilómetros. "Es como un teléfono móvil: antes de dormir lo bloqueas y lo dejas cargando, y por la mañana ya sales con batería", describe Willem Haitnik, vicepresidente de Tesla para Europa, Oriente Medio y África.

"El objetivo es demostrar que el coche eléctrico ya no tiene limitaciones. Contamos con 250 estaciones de supercargadores en Europa. Puedes ir desde el norte de Noruega hasta el sur de España en tu coche eléctrico", apuesta Milburn. En España en 2016 se vendieron 4.205 vehículos eléctricos, un 51,81% más que el año anterior (2.770 en 2015). 

Regulación de tecnología autónoma en España

La Dirección General de Tráfico publicó el 13 de noviembre de 2015 la instrucción para la regulación de vehículos autónomos en España. En este texto se informaba de la posibilidad de conceder autorizaciones especiales a los coches sin conductor para la realización de pruebas y ensayos de investigación en vías abiertas al tráfico. Se establecía en qué tipos de coches con sistemas automatizados era necesario pedir este permiso especial. El caso del piloto automático de Tesla —en base a las informaciones compartidas por la compañía—se corresponde con la denominación dos: "conducción parcialmente automatizada, en la que el conductor debe ser el encargado del control del entorno y de la recuperación de las tareas de conducción en caso de emergencia". Esto implica que el sistema se encarga de la conducción longitudinal (acelerar y frenar) y lateral (dirección). Este tipo de función no está considerado por la DGT como tecnología autónoma sino como "equipamiento de ayuda a la conducción que requiere supervisión humana activa"; por lo que, para el uso de este tipo de sistemas no es necesaria la petición de un permiso especial.

El piloto automático llega a España

Uno de los aspectos más esperados y polémicos de la llegada de Tesla a España es el piloto automático. "Esta función está homologada y validada en España, por lo que se puede utilizar, pero el conductor debe estar siempre al control del vehículo. Se trata de un asistente a la conducción, no un coche autónomo", detalla Milburn. La precaución de la compañía, que insiste que el conductor es el reponsable del control del vehículo en todos los casos y que siempre debe estar al control del automóvil, llega después de los cuatro accidentes sufridos por conductores que circulaban con el piloto automático

Esta función permite que en una carretera como la M-30, en Madrid, el vehículo acelere y frene solo, que cambie de carril (cuando el conductor marca el intermitente), que gire el volante para seguir el trazado de la carretera y que se mantenga a una determinada velocidad y distancia de otros vehículos y objetos. Todo gracias a una gran cantidad de sensores y a una cámara que graba en los cuatro sentidos. El desarrollo del sistema hace imaginar el futuro de la conducción autónoma, aquella en la que el piloto pueda leer un libro o ver una película, pero no significa que hayamos llegado todavía. 

Al probar el piloto automático en ciudad, el resultado no es el mismo. En un tramo cercano a la Puerta de Toledo donde las líneas no están claramente marcadas, el vehículo no puede entender por dónde tiene que ir o dónde está, por lo que desactiva la función; tampoco puede detectar las luces de los semáforos, por lo que no frena en rojo. En definitiva: no está preparado todavía para este tipo de conducción y así lo indican desde Tesla. 

El piloto automático de Tesla permite imaginar el futuro de la conducción autónoma,  pero no significa que se haya logrado todavía

"Estamos seguros de que el futuro pasa por el coche autónomo, pero necesitamos más experiencia. El hardware lo tenemos ya preparado y todos los coches que salgan a partir de ahora de nuestras fábricas contarán con ocho cámaras que graban en 360 grados hasta una distancia de 250 metros, con radares, sensores y con un increíble ordenador a bordo que analiza todos los datos en tiempo real. Un humano no puede hacer eso, por lo que estamos poniendo los cimientos para hacer la conducción autónoma más segura que la nuestra, pero el software tiene que seguir aprendiendo", describe al detalle Haitnik. 

A pesar de su precio y de que su sistema más atractivo todavía está mejorándose, los responsables de la compañía en España aseguran que no están preocupados por los competidores españoles. Lo explica Haitnik: "Nuestro producto tiene la característica especial de ser eléctrico. Por lo que tener competidores significaría que otros están siguiendo nuestro ejemplo y eso nos gusta porque demostraría que estamos acelerando la transición hacia la movilidad sostenible, que es nuestro verdadero objetivo".

Misión: lograr un transporte sostenible

Ya lo esbozó Elon Musk: el objetivo de Tesla no es crear el mejor deportivo eléctrico, ni siquiera el mejor coche del mercado, sino abrir el camino para pasar de una “economía de hidrocarburos, de mina y quemado a una economía de energía solar eléctrica”. 

De esta misión a largo plazo, para la que Tesla acumula ya pérdidas superiores a los 2.000 millones de dólares, ya ha completado la primera etapa (crear un deportivo) y está en proyecto de la segunda: desarrollar con ese dinero un coche más asequible. Este será el Tesla Model 3, con un precio muy inferior a los otros (35.000 dólares) y la misma tecnología. Comenzará a venderse en 2017 en Estados Unidos, por lo que no llegará a España hasta 2018. 

El futuro del transporte para Elon Musk y Tesla pasa por dos pilares que tratará de incorporar en España vehículo eléctrico y autónomo. Sigue en construcción, el tercero: un coche asequible para familias.  

Más información