Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Samsung equipa a su gama media con resistencia al agua y al polvo

El fabricante coreano estrena los nuevos Galaxy A que heredan las mejores características de sus móviles más caros

Los nuevos Galaxy A7 (negro) y Galaxy A5.
Los nuevos Galaxy A7 (negro) y Galaxy A5.

Samsung comienza el año apostando por su gama media. El fabricante coreano ha lanzado la nueva familia Galaxy A 2017, con tres modelos (Galaxy A3, A5 y A7) que por primera vez estrenan resistencia al agua y al polvo (IP68), la misma que equipa a los Galaxy S7 y S7 Edge de su gama alta, e incorporan el sistema de pago propio por móvil Samsung Pay.

Los tres terminales de la serie Galaxy A 2017 son ahora resistentes a la lluvia, el sudor, la arena y el polvo, y no se desconectan en caso de ser sumergidos por un descuido. También heredan de sus hermanos mayores el diseño metálico y la parte trasera en cristal 3D, que les hace más fáciles de sostener en la mano, según señaló la marca en un comunicado.

Todos los modelos vienen en cuatro colores: negro, dorado, azul y melocotón. El A7 calza una pantalla de 5,7 pulgadas dos cámaras frontal y trasera de 16 megapixeles, las mismas que equipan al A5, el mediano de la serie, aunque en este la pantalla se reduce a 5,2 pulgadas. Con esta gran cámara frontal Samsung quiere seguir apostando por dar mayor calidad a los selfis. El más pequeño de la serie es el A3, con una pantalla de 4,7 pulgadas, una cámara trasera de 13 megapixeles y una frontal de 8 megapixeles.

Samsung Galaxy A7 2017.
Samsung Galaxy A7 2017.

En las baterías, el A7 tiene una de 3.600 miliamperios (mAh), por los 3.000 mAh del A5 y los 2.350 mAh. El A7 y el A5 tienen un procesador de ocho núcleos a 1,9GHz con 3GB de RAM y 32GB de almacenamiento interno; el A3 posee un chip de ocho núcleos a 1,6GHz, 2GB de RAM y 32GB de almacenamiento.

Los nuevos Galaxy A tienen memoria ampliable con microSD hasta 256 GB, puerto USB reversible de tipo C para una fácil conectividad. NFC, sensor de huella dactilar, y la pantalla Always On Display para que los usuarios puedan echar un vistazo rápido a la hora y el calendario sin despertar el dispositivo, ahorrando tiempo y batería.

Samsung estrenará estos teléfonos en Rusia a finales de este mes y en febrero en el resto de Europa. El precio también es un secreto pero rondará los 400 euros para el A7. La compañía lo mostrará antes en la feria tecnológica CES que se celebra a partir del 4 de enero en Las Vegas.

Desde que estallara el escándalo del Galaxy Note 7, Samsung ha preferido mantener un perfil bajo en sus estrenos. La discreta presencia en el CES tendrá continuación en el Mobile World Congress de Barcelona, donde la compañía coreana suele estrenar sus modelos estrellas. Todo apunta a que en esta edición va a preferir aplazar esa presentación al mes de abril, en un acto propio en Nueva York, para asegurarse todo el protagonismo del Galaxy S8, el modelo llamado a suceder al S7 y a enterrar definitivamente la mala imagen dada con el Note 7.

Más información