Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los juegos virales que también pueden ayudar a nuestro cerebro

Los videojuegos para móvil pueden mejorar la memoria, la concentración o la agilidad mental

Un fotograma del videojuego No Mans Land.

Cualquier afición en su justa medida puede resultar positiva. Incluso algo que parece tan adictivo como un videojuego, si se juega con moderación, puede contribuir a mejorar nuestra concentración y nuestra memoria, así como la lógica, los reflejos, la agilidad mental, el enfoque y la planificación, según diferentes estudios.

¿Qué nos pueden aportar determinados videojuegos que podemos instalar en el móvil?

Orientación espacial

Los juegos tipo Tetris, donde tenemos que controlar y colocar adecuadamente diversas piezas, pueden ayudar con la orientación espacial. Lo mismo otros juegos casuales más actuales como Slitter.io, en el cual debemos mantener con vida a un gusano que va creciendo a medida que va alimentándose de otros gusanos en un medio repleto de participantes. Este juego cumple una función parecida a los antiguos Tetris o PacMan, en los cuales lo importante es ingeniárselas para aguantar el mayor tiempo posible y comer antes de ser comido.

Los juegos en 3D de realidad virtual desarrollados parta usar con gafas tipo Cardboard y similares, donde insertar el móvil, podrían ayudar a mejor la memoria. Como ejemplo cabría mencionar títulos como VR Tunnel Race, que nos propone un vertiginoso recorrido por una especie de agujero negro lleno de obstáculos; o Minos Starfighter, uno de los mejores juegos de batallas estelares en 3D. Por otra parte existen juegos que se desarrollan en escenarios tridimensionales que nos proporcionan una mayor capacidad de orientación y perspectiva. Aquí entrarían juegos como Supershot time Shooter 3D, que ya tuvo mucho éxito en su versión PC, y que nos propone sobrevivir en un escenario que evoluciona a cámara lenta y donde estas capacidades serán necesarias para anticiparnos a lo que va a suceder en el juego. De la misma talla es SWAAG, heredero de The Little Crane That Could , ambos juegos de simuladores (tanque y excavadora respectivamente) que desarrollan la orientación espacial a través del movimiento preciso y la perspectiva como parte de la solución que permite avanzar en cada pantalla.

Mejorar la memoria y la lógica

Los juegos de aventuras, por su parte, ayudan a nuestra memoria y de la lógica para culminar el juego. Un buen ejemplo es Broken Age, una de grandes aventuras gráficas producidas originalmente para PC y que se desarrolla en dos mundos paralelos en los que es preciso descubrir objetos e interactuar con otros personajes. Por su parte, la productora TellTale Games se ha especializado en este tipo de aventuras gráficas desarrolladas para smartphones creando títulos de gran calidad como The Walking Dead o Minecraft Story Mode, que propone jugar a este conocido juego a partir de una determinada historia.

A su vez, los juegos que tienen que ver con formar palabras, como Apalabrados, Mezcladitos o AlphaBetty Saga (El hermano lingüista de Candy Crash), también pueden desarrollar la agilidad mental y la memoria de respuesta rápida, así como la agilidad visual para encontrar la combinación de letras más adecuada.

Toma de decisiones, la planificación y el conocimiento

Minecraft Pocket Ediition es el juego que mejor encaja en esta descripción, ya que precisa de una eficaz toma de decisiones en su modo supervivencia, cierta planificación en la versión creativa y alta utilización de inteligencia a la hora de combinar todas las opciones que nos permite el juego. Sin embargo hay otras apps jugables que también dependen de la rapidez de gestión de los recursos disponibles en ese momento para poder ganar: No Mans Land, basado en la serie The Walking Dead; o los típicos casual games de torres defensivas, tipo TTower Defense, Defense Zone 2 HD o Anomaly 2, son buenos ejemplos que permiten hacer pequeñas partidas que ponen en juego nuestra rapidez organizativa.

El videojuego Minecraft Story Mode. ampliar foto
El videojuego Minecraft Story Mode.

Por otro lado, los juegos que simulan roles más comunes como cocinar, cuidar a un animal o incluso convertirse en él, activan la capacidad de adquirir conocimientos y habilidades diferentes. Tenemos ejemplos como Cooking Mama, que enseña a los niños que hacer la comida también puede ser un juego y The Wolf, un juego de rol (RPG), que nos convierte en verdaderos lobos que cazan y pelean entre ellos para dirigir la manada. Este tipo de juegos enseñan la vida animal de una manera lúdica.

Pensamiento rápido y reflejos motores

La mayoría de los videojuegos tienen que ver con moverse rápido y anticiparse a algo. Estas habilidades hacen que el cerebro también piense rápido para resolver la situación lo antes posible y ganar. En concreto la habilidad espacio-visual se desarrolla sobre todo con los llamados juegos en primera persona (FPS, por sus siglas en inglés). Para ilustrar esto hay un buen número de juegos en las tiendas de aplicaciones. A destacar: Hitman Sniper, que nos convierte en francotiradores, Blitz Brigade, que completa la ensalada de tiros aderezándola con unos gráficos algo más amables, e Into The Dead, un juego que nos obliga a correr en contra de una corriente de zombis tratando de esquivarlos y que resulta realmente inmersivo.

Capacidad de concentración

Ciertos videojuegos pueden ayudar a la mente a centrarse en una sola tarea y obviar los elementos circundantes, con lo cual mejoran el enfoque y la concentración. Esto aumenta la coordinación ojo-mano que incide en la motricidad fina y las habilidades espaciales. Un juego como Color Switch, donde la habilidad es fundamental para coordinar el movimiento con cada color, permite ese aumento de coordinación. Algo que también sucede con los típicos juegos de carreras y esquivar objetos, como Subway Surfers, donde la rapidez y la anticipación de movimientos es fundamental para esquivar trenes, o Stampede, un título donde hay que estar muy atento para no caerte del animal. BadLand, por su parte, además de ser un juego con unos gráficos artísticamente cuidados, combina perfectamente el formato puzle con la rapidez visual y la motricidad fina. 

Premiar al cerebro

Al resolver un juego tipo puzle se crea una sensación de recompensa en el cerebro. En este caso cabe citar juegos como Brain it On!, que se basa en nuestro ingenio creativo para solucionar problemas complicados y que cada pantalla supone tal esfuerzo mental que merece este tipo de premios.

El videojuego Clash of Clans.
El videojuego Clash of Clans.

Lo cierto es que los casual games tipo puzle suelen ser los más descargados y utilizados, ya que ofrecen partidas rápidas que desafían a nuestro intelecto. Un reto que normalmente es difícil de rechazar. A destacar títulos como Lara Croft GO, la aventurera más longeva del entorno gamer convertida en un juego de puzles, World of Goo, que junto a Monument Valley se han convertido en dos clásicos recientes con estéticas inigualables; The Room, que encabeza los puzles enigmáticos de agudeza visual y agilidad mental; CroosMe, que propone descubrir imágenes a partir de resolver nonogramas japoneses; y Dumb Ways to Die, una entrañable locura de juego, que precisa del pensamiento rápido para no perder y que además nos gratifica con una pegadiza canción.

Resolver problemas

Los juegos de estrategia enfrentan a los jugadores a una multitud de dificultades simultáneas que hacen mejorar sus habilidades. Clash of Clans e incluso su versión de partida rápida Clash Royale son los juegos para móvil de gestión de recursos más conocidos en el mundo. Por otra parte tenemos a los herederos de Age of Empires, un juego para PC pionero en esta categoría, como Total War Battle: Kingdom, un título que creado por SEGA; y World at War: WW2, que nos sitúa en los escenarios bélicos de la Segunda Guerra Mundial.

A esta categoría pertenecen juegos de gestión y organización como SimCity Buildlt, la apuesta de Electronic Arts por llevar al smartphone uno de los juegos más completos de los años 90 y con el que administramos toda una ciudad. Farming Simulator sigue la estela del anterior y nos propone también simular la gestión de toda una explotación agraria. Todo un reto para nuestro cerebro.

Más información