Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las gafas de Snapchat salen a la venta

Spectacles solo se puede comprar por Internet y en Estados Unidos

Máquina de Spectacles en Las Vegas.

El objeto más deseado se hace más accesible. Spectacles, las gafas de Snapchat, acaban de salir a la venta. Lo hacen a 129 dólares más impuesto, el mismo precio que en sus Snapbot, las máquinas expendedoras con ubicación itinerante y anunciada a través de Twitter, pero solo se pueden comprar por Internet.

En la web se puede escoger color: negro, azul o rojo coral, funda que sirve también de cargador adicional y cable de carga. La funda cuesta 49 dólares y el cable 9,99.

En lugar de limitarse a dos pares de gafas por usuario, como sucede en la máquina, en línea permiten hasta seis pares. La estimación de entrega, que cuesta diez dólares más es de entre dos y cuatro semanas.

En los últimos tres meses las gafas también se vendían en una tienda efímera en Manhattan, que acaba de cerrar este lunes, pero piensan seguir con su estrategia de poner la máquina expendedora en lugar especiales. Uno de los grandes aciertos de Snap ha sido saber llegar en los momentos en que se desea compartir experiencias. Como la final de Super Bowl o este pasado fin de semana en el All Star de la NBA.

Momento de compra de las gafas.
Momento de compra de las gafas.

En una entrevista reciente con su fundador Evan Spiegel, al Wall Street Journal explicó su plan de distribución: “Tratamos de entender cómo llegar a la vida de los usuarios y saber cómo disfrutarlas. La respuesta está siendo muy buena y por eso vamos a hacerlas más accesibles, especialmente para aquellos que en Estados Unidos no han tenido un Snapbot a mano”.

A pesar de hacerse más accesibles, solo se venden en Estados Unidos. Uno de los impedimentos para ir más allá de sus fronteras tiene que ver con la certificación que pasan los aparatos en las diferentes zona.

Uno de los aspectos más brillantes de estas gafas es que no parecen un aparato tecnológico, sino un complemento de moda. Destaca también su facilidad de uso y la sutileza con que se integran la tecnología, tanto la cámara como el botón de grabación. Solo graban secuencias de 10, 20 o 30 segundos y la única manera de pasarlo al móvil es mediante la aplicación de Snapchat.

Snap está dando los últimos pasos para cotizar en Wall Street. Aunque su valoración inicial se acerca a los 19.000 millones de dólares, internamente confiaban en llegar a 22.000 millones. Durante esta semana la directiva está visitando diferentes banco y fondo de inversión en un viaje de cortejo de accionistas antes de su primer toque de campana. En la documentación emitida a las autoridades aclaran que la venta de las gafas no es una fuente significativa de ingresos, aunque sí esperan que lo sea en el futuro.

Hasta ahora sí son una fuente de difusión de contenido fuera de su aplicación y una herramienta que multiplica la creatividad dentro de la misma. Su promoción, incluso cuando eran apenas accesibles por su escasez, ha sido amplia, con anuncios en las bandejas de los aeropuertos más transitados de Estados Unidos, un soporte inusual, pero que potencia el efecto de exclusividad.

Snap se ha presentado a sí misma en el mundo financiero como una empresa de cámaras. La cuestión es cuál será la siguiente...

Más información