Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

OPPO pone la cámara dual al servicio del selfi

La marca china lanza el F3Plus, un terminal que incluye dos cámaras anteriores para autorretratos individuales y en grupo. Es la gran apuesta para ganar mercado en el extranjero

El F3Plus, nuevo móvil de OPPO con dos cámaras anteriores para 'selfies'.

Cada vez es más difícil diferenciarse en el congestionado sector de los teléfonos móviles inteligentes. Sobre todo en la gama media-alta, donde las marcas chinas han irrumpido con fuerza en los últimos años gracias a terminales con prestaciones avanzadas a precios muy contenidos. Para conseguir destacar, OPPO ha apostado por satisfacer el ego de sus usuarios y convertirse en lo que su publicidad denomina como la marca experta en selfis. Así, en su anterior buque insignia, el R9 —conocido como F1Plus fuera de China—, decidió instalar un sensor de 16 megapíxeles en la cámara anterior, la de los autorretratos. Tres megapíxeles más que los de la cámara posterior, la que tradicionalmente ha tenido mayor importancia.

Y la estrategia ha funcionado. OPPO fue el año pasado la marca cuyas ventas más crecieron en China —se ha convertido ya en la cuarta que más smartphones vende en el mundo—, y su teléfono estrella fue el más vendido en el mercado local. Es más, el eslogan del selfie expert convence también fuera de las fronteras chinas, porque OPPO es ya la segunda marca más vendida en el sudeste asiático y ha aumentado considerablemente su presencia en India, donde ha logrado multiplicar por diez la cuota de mercado de 2015: del 1,2% ha pasado al 10,9%.

Hoy, con el lanzamiento del F3Plus —al que en mayo seguirá el F3—, la empresa de Shenzhen ha decidido ir un paso más allá: adopta la tecnología de cámara dual que tan buenos resultados está dando en sus competidores (como el Huawei P10 o el iPhone 7 Plus), pero la pone al servicio del selfi y no de la cámara principal. “Estamos convencidos de que la innovación es la única fórmula para tener éxito”, ha explicado el vicepresidente de la marca, Sky Li. “Por eso, hemos decidido llevar la tecnología del selfi a un nuevo nivel que terminará creando tendencia. Estamos seguros de que será un éxito y de que terminará convirtiéndose en un estándar de esta industria”.

El sistema es sencillo y ofrece resultados notables. Como cualquier otro teléfono con cámara dual, la nueva familia F3 incluye dos objetivos en el frontal del aparato. Uno es de focal media, el habitual para los autorretratos, y funciona con un sensor de 16 megapíxeles; el otro es un gran angular que abarca un ángulo de visión de 120 grados, lo que facilita hacerselfis con mucha gente o mostrando el lugar en el que se toma en todo su esplendor, y está emparejado con un sensor de 8 megapíxeles.

“Esta última cámara servirá para solucionar uno de los grandes problemas que la gente se encuentra con los autorretratos. Según una encuesta que hemos realizado, el 65% está descontento con los selfis grupales que hace, sobre todo porque no entran todos los protagonistas en la imagen cuando se sujeta el móvil con la mano, o porque la cámara no es capaz de captar la luz correctamente y crea distorsiones extrañas en las formas”, ha explicado Li. Por si fuese poco, con la cámara dual de OPPO incluso se pueden crear imágenes panorámicas y en movimiento (GIF), algo que generalmente se reserva únicamente a las cámaras principales.

La marca china ha tenido que rediseñar la interfaz que controla la cámara dual para hacerla fácil de utilizar. Basta con tocar un botón virtual para pasar de una a otra. Además, la marca china ha decidido incluir hasta cuatro formas diferentes de hacer las fotos: la clásica —tocando el botón de disparo—, y otras tres que funcionan por el tacto —de forma que basta con tocar cualquier lugar de la pantalla-, la voz -con varias palabras predeterminadas—, y los gestos (se muestra la palma de la mano y se pone en marcha la cuenta atrás del disparador automático).

Como no podía ser de otra forma, la cámara incluye diferentes filtros de belleza —afinados, eso sí, de acuerdo con los cánones asiáticos de tez blanca, ojos saltones, y mentón afilado—. A ellos se suma un modo desenfoque que resalta al sujeto sobre el fondo con lo que se conoce como efecto bokeh, otra función que ofrece la doble cámara.

La cámara incluye diferentes filtros de belleza, afinados, eso sí, de acuerdo con los cánones asiáticos de tez blanca, ojos saltones, y mentón afilado

Curiosamente, la pareja de los F3 se ha estrenado hoy en cinco mercados que no incluyen a China: India, Indonesia, Myanmar (Birmania), Filipinas y Vietnam. Es la primera vez que esto sucede, y demuestra el interés de las marcas del gigante asiático por explorar mercados menos saturados que ofrecen interesantes oportunidades de crecimiento. Sobre todo India, donde China ya ha logrado hacerse con gran parte del mercado apartando a competidores locales como Micromax o Intex, y donde la fotografía es también considerada una parte fundamental de los ‘smartphones’.

En el caso de los nuevos F3, OPPO tampoco ha descuidado la cámara principal. No en vano, cuenta con una de las lentes más luminosas del mercado (f 1.7) y un generoso sensor IMX 398 de 16 megapíxeles que Sony ha desarrollado en exclusiva para el terminal. El sistema de autofoco Dual PDAF promete convertirla en la más rápida del mundo.

En cuanto al resto de especificaciones técnicas del F3 Plus, OPPO ha decidido mantener casi intactas las de su anterior buque insignia, el R9s. Así, ambos llevan un procesador Qualcomm Snapdragon 653, de ocho núcleos y gama media, y están equipados con 4 GB de memoria RAM, un almacenamiento interno de 64GB, y una batería de 4.000 mAh con una carga rápida que ofrece una autonomía de 2 horas de llamadas con solo 5 minutos conectado a la corriente.

La principal diferencia entre el F3Plus y el próximo F3 está en el tamaño, que viene determinado por la pantalla: 5,5 pulgadas en el caso del pequeño y 6 pulgadas en el Plus

La principal diferencia entre el F3Plus y el próximo F3 está en el tamaño, que viene determinado por la pantalla: 5,5 pulgadas en el caso del pequeño y 6 pulgadas en el Plus —con una ratio de pantalla sobre el cuerpo del 80% gracias a un bisel de menos de dos milímetros—. Ambos cuentan con una resolución FHD y tecnología SuperAMOLED. Entre los rasgos más característicos de ambos terminales está el cuerpo metálico surcado por las microantenas de 0,3 milímetros de grosor que ha desarrollado OPPO, el lector de huellas dactilares más rápido del mundo —que además es resistente al agua—, y el sistema operativo ColorOS basado en Android 6.

El precio en India será equivalente a 475 euros, que seguramente aumentará hasta los 500 euros cuando el aparato se pueda adquirir en España a través de canales alternativos como Amazon o GearBest. Aunque con ese precio sin duda se trata de un importante contendiente al trono del smartphone de gama media-alta, se echa de menos que OPPO no haya puesto en práctica la interesante tecnología que mostró en el pasado Mobile World Congress de Barcelona: la primera cámara para móvil con un zoom óptico de cinco aumentos. La marca prefiere no decir nada al respecto, pero es muy posible que haya que esperar al lanzamiento de su próximo buque insignia para ver cómo los teléfonos se acercan cada vez más a la calidad que ofrecen las cámaras compactas. No obstante, tal y como se plantea OPPO el futuro, tampoco sería de extrañar que también pusiera esa tecnología al servicio del postureo.

Más información