Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El avión espacial de Virgin Galactic vuelve a volar tras su accidente

La compañía intenta recuperar el terreno perdido respecto a Blue Origin, la empresa espacial de Jeff Bezos

El 'VSS Unity' en vuelo.

El 31 de octubre de 2014, el VSS Enterprise, primer avión espacial SpaceShipTwo de Virgin Galactic, se estrellaba durante un vuelo de prueba. Tal y como apuntaban los primeros indicios,  la investigación posterior reveló que el accidente se debió a un accionamiento prematuro por parte del piloto del mecanismo que libera las alas para que estas puedan pivotar.

Y es que el SpaceShipTwo está diseñado para que sus alas se eleven casi 90º respecto a la dirección del vuelo para ayudarlo a frenar antes de comenzar el descenso. Esta configuración tiene la ventaja adicional de que estabiliza el vuelo del avión. Pero aquel día, al quedar liberado el mecanismo de rotación unos 14 segundos antes de lo programado, la presión del aire hizo que las alas rotaran antes de tiempo –sin que ninguno de los pilotos accionara el mecanismo de rotación– a demasiada poca altitud y a demasiada velocidad, lo que causó que el avión se desintegrara en el aire al estar volando en un aire demasiado denso para esa configuración.

Salvando todas las distancias, es como si, yendo en coche, alguien saca una mano por la ventanilla. Si la mantiene de perfil contra el viento es fácil mantenerla así, pero en cuanto se inclina un poco, la mano va a tender a moverse, y con ella el brazo. Si la velocidad es elevada, el brazo puede irse hacia atrás y su dueño sufrir una lesión.

Después del accidente, la Junta Nacional de Seguridad del Transporte recomendó una serie de modificaciones en el SpaceShipTwo para evitar que se pudiera repetir un accidente así, además de cambios en el programa de formación de los pilotos. Y tras las modificaciones pertinentes, cuatro vuelos cautivos bajo su lanzador, y tres vuelos como planeador, el pasado 1 de mayo el segundo SpaceShipTwo, bautizado como VS Unity, llevaba a cabo el primer vuelo en el que los pilotos activaron el nuevo mecanismo de pivotado de alas.

El SpaceShipTwo está diseñado para que sus alas se eleven casi 90º respecto a la dirección del vuelo para ayudarlo a frenar antes de comenzar el descenso

Este mecanismo ha sido rediseñado para que las alas no puedan moverse hasta que los pilotos lo indiquen, independientemente de que el mecanismo esté bloqueado o no, aunque ahora es imposible desbloquearlo durante la fase crítica del vuelo, Funcionó a la perfección y el VSS Unity aterrizaba minutos después en el aeropuerto de Mojave.

Falta por ver todavía cuándo Virgin Galactic decidirá que puede comenzar los vuelos de prueba del motor cohete del avión, ya que sin él es imposible que supere los 100 kilómetros de altitud que se consideran como el límite del espacio. Y es imposible que la empresa consiga el permiso para llevar pasajeros a bordo sin que antes haya demostrado que el SpaceShipTwo puede ir al espacio y volver de una pieza.

Desde luego en 2008, cuando Virgin Galactic presentó el SpaceShipTwo, nada parecía indicar que casi diez años después aún no habrían empezado con sus viajes al espacio. De hecho parece probable que les pueda ganar por la mano Blue Origin, la empresa espacial de Jeff Bezos, el fundador de Amazon, que a la chita callando ha ido dando pasos para colocar una cápsula tripulada en el espacio en vuelos suborbitales similares a los del SpaceShipTwo.

Llevan ya varios lanzamientos con éxito y no parece descabellado que a lo largo de 2017 puedan comenzar con los vuelos de prueba tripulados y que quizás en 2018 o 2019 estén haciendo ya vuelos comerciales.

Más información