Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dos caras del uso cotidiano de Internet

Del correo electrónico al fraude bancario, los usos y delitos más comunes en la red

Seis de cada diez internautas (59%) de la Unión Europea operaron con su banco por Internet, según datos de Eurostat en 2016. El porcentaje es inferior en España (54%). De los 60.000 hechos delictivos relativos a la cibercriminalidad que conoció el Ministerio del Interior español en 2015, tres de cada cuatro (más de 40.000) fueron fraudes informáticos. Las victimizaciones, hechos denunciados en los que se afirma ser víctima de una infracción penal, superaron las 28.000: la mitad eran estafas con tarjetas bancarias.

El 63% de los internautas de la UE utilizaron Internet para conectarse a cualquier red social, según Eurostat con datos de 2016. En España el porcentaje era superior (67%), pero si hay un grupo que no entiende el uno sin las otras es el de quienes tienen entre 16 y 24 años: 9 de cada 10 se habían conectado a ellas. En el reverso negativo se encuentran los delitos sexuales, contra el honor o las amenazas y coacciones. De estas últimas se tuvo conocimiento de más de 10.000 victimizaciones en 2015 en España.

El ciberataque mundial de la semana pasada se expandió por correos electrónicos. El envío y recepción de estos mensajes es de las tareas más usuales para los internautas europeos (86%), con porcentajes casi idénticos para todos los grupos de edad. El Certsi, punto de referencia en España para la resolución técnica de incidentes de ciberseguridad, gestionó más de 15.000 incidentes de malware en 2015, siete veces más que en el año anterior.

Los internautas europeos utilizaron más Internet para buscar información sobre bienes y servicios que para descargar o reproducir videojuegos, películas, imágenes o música, según Eurostat. Estas búsquedas y comportamientos dejan una huella. Seis de cada diez españoles sabían que las cookies de los sitios web se usan para rastrear los movimientos de las personas por Internet, según Eurostat. Solo la mitad de ellos, sin embargo, habían cambiado la configuración de su navegador para limitar o eliminar ese rastreo.

Los expertos tecnológicos aseguran que alrededor del 95% de Internet es Internet profunda o contenido de Internet que no es indexado por los motores de búsqueda convencionales, debido a diversos factores.