Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas españolas toman nuevas medidas contra el ‘ransomware’

La Administración del Estado, que no ha sido afectada, también coloca barreras ante posibles ataques

Un equipo con el aviso de no encenderlo hasta que se actualice el sistema como medida preventiva.
Un equipo con el aviso de no encenderlo hasta que se actualice el sistema como medida preventiva. EFE

La resaca del ciberataque mundial del pasado viernes se vive con tranquilidad relativa y nuevas medidas preventivas en España. Las principales empresas de sectores estratégicos trabajan con normalidad, aunque ya preparan los equipos de las firmas ante posibles amenazas similares. Es decir, siguen los protocolos recomendados: actualización de los sistemas (este fue el agujero por el que el virus ransomware consiguió infectar los equipos) y colocación de parches y barreras para evitar futuros ataques. Estas medidas también se están realizando en la Administración del Estado que está colocando cortafuegos similares en sus sistemas.

Después de un fin de semana de intenso trabajo, esta semana las principales empresas de sectores estratégicos operan sin incidencias. El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) así lo confirma y el contador de equipos afectados no ha crecido desde este lunes: 1.200 infecciones confirmadas de más de 230.000 equipos afectados en todo el mundo. "No hay novedades y todo ha vuelto a la normalidad. Ahora todas las empresas están actualizando el parche enviado por Microsoft para trabajar sin problemas", explican desde Incibe.

Por ello, el trabajo en los departamentos informáticos de las principales firmas durante este martes está siendo intenso, a pesar de que no haya nuevas amenazas. Desde la compañía de ciberseguridad Kaspersky Lab Iberia lo explican: "Todas las empresas trabajan en la prevención para evitar nuevos ataques".

Una de las firmas que ya realizó este trabajo durante el fin de semana fue Telefónica, según argumentan desde la compañía, que resolvió el problema que tuvo en su red interna. Un despliegue amplio de trabajadores, según fuentes de la firma, resolvieron el posible daño con un trabajo individual por equipo. Una vez superado el impacto del virus ransomware, la empresa asegura que ha ayudado a varias compañías para resolver los problemas a los que se enfrentaban.

Entre las firmas eléctricas, en Iberdrola se realizó un trabajo pormenorizado también durante el fin de semana. "Cuando tuvimos la incidencia, se apagaron todos los ordenadores y se procedió a la actualización de toda la red de equipos", afirman desde la empresa. Este ha sido el protocolo principal que se ha seguido para acabar con el virus. Una actualización realizada en cada equipo para evitar que al arrancarlo se encriptase la información. "El gusano era más rápido que los antivirus sin los parches y las actualizaciones necesarias", explican.

La compañía de ciberseguridad Panda Security, en cambio, ha llevado a cabo otro modo de trabajo que ha respondido de forma positiva al ataque. "Nuestra solución está basada en la nube, lo que nos permitió desplegar en todo el parque de equipos protegidos nuestras medidas de defensa frente al virus de una manera global y mucho más ágil", explica Rosa Díaz, directora general de Panda Security en España.

Actualizaciones en los ministerios

La Administración del Estado también ha tomado medidas preventivas como las principales empresas españolas. Aunque aseguran que sus sistemas no han sido afectados, en los ministerios se ha llevado a cabo la actualización de los equipos y se han instalado parches y barreras de prevención. A pesar de ello, los trabajadores han podido continuar con su trabajo con normalidad, según fuentes de la Administración.

Otras empresas de energía, que no quieren ser citadas, han confirmado asimismo que no se vieron afectadas. Eso sí, también están actualizando toda la red de equipos para evitar problemas similares en el futuro.

Estos esfuerzos van encaminados a evitar nuevos ataques por los que las empresas españolas pierden una media de 1,4 millones de dólares (1,26 millones de euros) al año, según la encuesta mundial sobre el estado de la seguridad de la información que publica PwC. En el caso del ciberataque del pasado viernes, hasta el momento solo se han contabilizado 82 transacciones en todo el mundo como pago del rescate de la información.

Más información