Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las gafas de Snapchat desembarcan en España

El producto estrella de la compañía, Spectacles, llega por primera vez a Europa y Barcelona es una de las ciudades elegidas. Se podrá comprar por Internet o en máquinas expendedores itinerantes

La máquina expendedora que vende las gafas de Snapchat en Barcelona.

El producto estrella de Snapchat, las gafas con cámara Spectacles, ha llegado a Europa. Desde este viernes, el accesorio se podrá comprar por Internet en 14 países europeos, incluido España, por 149 euros. Hasta el momento, solo estaba a la venta en Estados Unidos. Además de online, las gafas se podrán adquirir en unas máquinas expendedoras itinerantes de color amarillo conocidas como snapbots, que solo duran 24 horas en cada lugar. Barcelona ha sido una de las cinco primeras ciudades elegidas —junto a París, Londres, Venecia y Múnich— para colocar uno de estos tótems, que estará hasta mañana en la rambla de mar, cerca del Centro Comercial Maremágnum y del Real Club Marítimo de Barcelona. La compañía ha explicado que durante todo el verano se podrán conseguir en distintas localidades de España, Italia, Alemania, Francia y Reino Unido.

Las Spectacles son unas gafas de sol en apariencia normales, pero que permiten grabar pequeños vídeos —de 10, 20 y 30 segundos— que se guardan en la app de Snapchat. Para recrear el campo visual del ojo humano, estos vídeos se graban en formato circular y así se mantienen aunque se publiquen en otra red social. Para empezar a grabar, solo hace falta pulsar un botón en la patilla de la gafa que avisa de que está en funcionamiento con unas pequeñas luces brillantes tanto internas como externas. El objetivo, según han explicado desde la compañía, es avisar tanto al usuario como a los demás de que se está grabando. Por estas mismas cuestiones de privacidad, las gafas están disponibles en colores muy chillones como amarillo, coral o turquesa. Aunque también tienen un modelo en negro. Las gafas se cargan en el estuche donde se guardan y la batería tiene una duración de unas cuatro horas.

En Estados Unidos, el único país donde, desde noviembre, se podían adquirir, se han convertido en un objeto muy codiciado. En gran parte debido a su especial proceso de compra, que complicar hacerse con un par y genera escasez y deseo. Los lugares donde se van a colocar los snapbots solo se avisan 24 horas antes en su web (en Twitter unas horas antes) y aparecen en sitios tan específicos como la final de la Superbowl. En el mercado negro de EE UU, algunas superan los 500 dólares. Sin embargo, en una entrevista reciente al Wall Street Journal, su fundador Evan Spiegel, explicó que iban a tratar de hacerlas “más accesibles” puesto que la respuesta de los usuarios estaba siendo “muy buena”.

Según datos de la compañía, Snapchat tenía 166 millones de usuarios activos diarios a nivel mundial en el primer trimestre de 2017, entre ellos más de 55 millones de usuarios activos diarios en Europa. Sin embargo, su desembarco en el viejo continente llega tres semanas después de que las acciones de la plataforma se desplomaran un 25%. Snapchat presentó en mayo sus resultados con unas pérdidas netas de 2.210 millones de dólares. La compañía salió a bolsa a principios de marzo y, a pesar de que en su estreno bursátil subió un 44%, apenas dos meses después ha multiplicado por 21 sus pérdidas.

Más información