Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple prepara su coche sin conductor

Tim Cook, consejero delegado de Apple, califica esta tecnología como clave para el futuro más próximo

Apple Ampliar foto
El CEO de Apple, Tim Cook, en la conferencia de desarrolladores de la compañía, la semana pasada, en California. AFP

Apple suele llegar la última pero procura llegar mejor que los demás. El primer paso para entrar en la carrera del coche autónomo lo dieron en diciembre del año pasado, pidieron permiso a DMV, el equivalente a la DGT de España, para comenzar a rodar por las carreteras de California con su versión inicial del coche autónomo. Querían evitar así los disgustos y enfrentamientos de Uber con las autoridades.

En la carta dirigida a las autoridades dejaban claros sus planes: “Apple usa machine learning (una rama de la inteligencia artificial en la que las máquinas aprenden y mejoran su rendimiento analizando datos y patrones) para hacer más inteligentes sus productos y servicios, más intuitivos y más personales. La compañía está invirtiendo de manera intensa en el estudio de este campo y la automatización. Estamos muy ilusionados con su potencial en muchas áreas, también en el transporte”.

Tim Cook, consejero delegado de Apple, ha reconocido por primera vez en una entrevista con Bloomberg que están trabajando en su propio modelo autónomo haciendo hincapié en la inteligencia artificial. “Nos estamos enfocando en sistema autónomos. Es una tecnología clave que destacamos como muy importante, como la madre de todos los proyectos de inteligencia artificial. También es uno de los más complejos que hemos encarado nunca”. El primer paso lo dio con una inversión de mil millones de dólares en Didi Chuxing, el competidor chino de Uber.

La compañía usa machine learning, una rama de la inteligencia artificial, para hacer más inteligentes sus productos y servicios, más intuitivos y más personales

Google fue pionera en este sector. Le dan tanta importancia que lo han convertido en una empresa propia, Waymo, dentro del conglomerado Alphabet. Cuentan con un acuerdo con Fiat Chrysler y han comenzado a rodar tanto en los alrededores de Mountain View como en Arizona con usuarios particulares que se mueven gratis a modo de prueba piloto. Uber también lo intentó. A su manera, con prisas y polémica por robo de patentes a Google al fichar a Anthony Levandowski. El litigio abierto con el buscador les ha obligado a cancelar temporalmente su servicio.

Tesla con su autopiloto que se actualiza cada poco tiempo es la empresa que más cerca está de conseguir que los coches conduzcan, en lugar de los humanos, de una manera generalizada.

Apple ha abogado por acelerar el sector compartiendo datos para minimizar los errores: “Las empresas deberían informar de casos de posibles accidentes, o que estén en el filo. Al compartir los datos, la industria contará con una serie de información mucho más afinada que la que podría tener una empresa trabajando en solitario”.

Apple ha aptado por acelerar el sector compartiendo datos para minimizar los errores

La lucha por el talento en este sector es una de las más calientes de Silicon Valley. Directamente se definen como fichajes furtivos. Alguno de los empleados del proyecto de Google se han retirado antes de terminar la misión. Su compensación económica es tan alta que no necesitan seguir trabajando el resto de su vida.

Apple ya cuenta con mil empleados dedicados al Proyecto Titan, el nombre clave, ya no tan secreto, con el que llaman internamente al plan del coche autónomo. Primero ficharon a Mujeed Ijaz como director técnico, al que se sumó Johann Jungwirth, que era director de Investigación y Desarrollo en Mercedes-Benz. Elon Musk, fundador de Tesla, muy activo en Twitter, es quien más está sufriendo esta competición. Mientras dice que Apple es el lugar donde van los empleados que no les sirven a ellos; David Nelson, John Ireland y Pete Augenbergs están al frente del motor del futuro vehículo de Apple. Los de la manzana han llegado a ofrecer un bonus de 250.000 dólares por ficharles y un salario un 60% más alto que el de Tesla.

Cuenta ya con mil empleados dedicados al Proyecto Titan, el nombre clave del plan del coche autónomo

Toyota y Ford, ambas con campus en Palo Alto, quieren sumarse a esta ola que puede hacer que poseer un coche sea cosa del pasado. En la visión que comparten estas empresas, se imaginan ciudades más habitables, con menos espacios para aparcar y más para pasear. Al fin y al cabo, si ya no es nuestro y se mueve, ¿para qué dejarlo parado? Si este sistema triunfa, impactaría en el urbanismo del siglo XXI como lo hizo el coche de la cadena de montaje de Ford en el siglo XX.

La semana pasada, durante WWDC, la conferencia anual de desarrolladores de la compañía de la manzana, dieron un paso importante. Entraron en dos campos hasta ahora dejados de lado, la realidad aumentada y el aprendizaje automatizado (machine learning, en inglés). Esta última cobra todavía más sentido tras este anuncio. Cuantos más kilómetros recorran los primeros autos autónomos de pruebas de Apple, más experiencia tendrá su motor de inteligencia artificial para ganar en potencia de proceso y toma de decisiones.

Más información