Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La música y el cine llaman a la puerta de las operadoras para frenar el P2P

La IFPI asegura que estos servicios perjudican especialmente a los creadores locales y los nuevos artistas

La coalición antipiratería, formada por las principales asociaciones sectoriales del cine y la música, ha celebrado durante toda esta semana unas jornadas en las que se ha hecho una fuerte llamada de atención al gobierno, las operadoras de telecomunicaciones y a los ciudadanos para parar la sangría que está suponiendo al mundo cultural las descargas masivas de contenidos protegidos a través de las redes P2P.

"Lo que está en juego no es la industria de Hollywood, es la producción local, es la cultura europea, la francesa, la española", aseguraba John Kennedy, presidente de la IFPI, la asociación internacional de los discográficas y productoras musicales, quien asegura que el volumen del negocio de la música ha pasado de mover 25.000 millones de euros en 1999 a 18.000 millones en 2007.

"Mientras hablo -su conferencia duró una hora aproximadamente- se están produciendo 17 millones de descargas ilegales", afirmaba Kennedy, quien cree que los más perjudicados por los sistemas de intercambio de archivos son los nuevos grupos, las discográficas independientes y en definitiva la producción local, pues según su opinión, las grandes multinacionales están abandonando las inversiones dedicadas a encontrar nuevos talentos desde que sus ingresos han menguado.

Esta visión choca de frente con la de quien ve en Internet una ventana al mundo para los creadores y artistas más pequeños que han dejado de necesitar el apoyo de una gran marca para difundir su trabajo. "Los nuevos descubrimientos de MySpace no representan ni el 0,0 y pico de la industria. Desengañémonos", opinaba tajante Antonio Guisasola, presidente de Promusicae quien fue el encargado de dirigir esta mesa, y quien atacó duramente la pasividad del gobierno y la falta de apoyo por parte de los medios de comunicación.

En realidad el discurso de estas asociaciones ha cambiado muy poco en los últimos tiempos, pero la gran diferencia es que esta vez creen haber encontrado la solución para frenar la descarga masiva de archivos a la que consideran culpable de todos sus males. Esta solución pasa por la colaboración con los ISP y teleoperadoras, quienes están logrando beneficios multimillonarios a costa de sus contenidos, siempre según su opinión.

Colaboración de las operadoras

"Los ISP pueden parar estos servicios, pero no tienen la voluntad", añadía Kennedy, quien ve un giro muy positivo en muchos países como Bélgica, donde se están estudiando la imposición de filtros y cortafuegos capaces de detectar si los archivos descargados son ilegales. Australia, Reino Unido, Japón están siguiendo unos pasos similares, pero en todo el panorama internacional, Francia se ha descubierto como el modelo a seguir.

Dennis Olivennes, el responsable de la ley del gobierno de Sarkozy que se pondrá en marcha a partir del próximo mes de enero, se convirtió en la estrella del evento. Su propuesta pasa porque a los usuarios se les avise hasta tres veces cuando se detecte que están realizando descargas masivas y cortarles el acceso a Internet en caso de que no cese en su intento.

"Es una medida disuasoria. Queremos acabar con la sensación de impunidad del usuario. No habrá sanciones, ni amenazas de carcel", puntalizaba Olivennes para añadir que en todo momento se respetarán las leyes de protección de datos.

Olivenne reconoce que en Francia sólo se ha logrado la colaboración con las operadoras después de que el gobierno amenazase con intervenir en este asunto y crear un impuesto especial para que los proveedores compensasen al sector cultural. "Ello no querían dos cosas: no querían más impuesto, ni hacer de policía, de ahí que sea una entidad neutral quien ordena la desconexión", explicó.

Paralelamente, las operadoras han logrado un compromiso del gobierno francés para desarrollar un modelo de descargas legal que sea atractivo. Esto significa que ofrecer contenidos sin limitaciones de copia, y a precios realmente competitivos.

Fervor de la cultura, escepticismo de los internautas

¿Pero realmente el modelo francés es una solución? No se sabrá hasta tres meses después de la puesta en marcha de la medida cuando el gobierno realice el primer informe trimestral sobre el impacto de este sistema de advertencias, pero en los foros, los blogs y los comentarios de las noticias en los medios digitales están llenos de opiniones que tildan esta medida de inútil.

Los internautas creen que los franceses se limitarán a cambiar de proveedor o bien a dejar de contratar la banda ancha, incluso que hablan de que se creará otro sistema más eficaz para intercambiar archivos. Mientras, Egeda, FAP, Promusicae, Adican, Adivan y SGAE claman al gobierno español por impulsar una medida similar.