Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Siete años luchando contra el cáncer

El consejero delegado de Apple, Steve Jobs, lleva luchando contra el cáncer desde 2003. Esta es la cronología de lo sucedido en torno a la salud del máximo directivo de la empresa de la manzana desde entonces.

Octubre de 2003: Los médicos diagnostican a Jobs un cáncer de páncreas, aunque no se hizo público hasta un año después ya que los abogados de la empresa recomendaron no publicar la noticia. En un primer momento, el consejero delegado trató de superar la enfermedad a través de una dieta especial para evitar la cirugía, según un artículo publicado por la revista Fortune en 2008.

Agosto de 2004: Jobs, que entonces tenía 49 años, revela su enfermedad y anuncia que se ha sometido a cirugía para extraer el tumor. La operación fue un éxito y no necesitó quimioterapia ni radioterapia, según afirmó el propio directivo, que fue sustituido por su mano derecha, Tim Cook, durante su paso por el hospital y su recuperación. Volvió al trabajo en septiembre.

Junio de 2005: Jobs habla de su lucha contra el cáncer durante el discurso de graduación de los estudiantes de Stanford. En su intervención, asegura que los médicos le dijeron al descubrirlo un año antes que no viviría más de seis meses. No obstante, el cáncer pudo ser tratado con cirugía "y estoy bien", añadió.

Junio de 2008: Un delgado y visiblemente débil Jobs presenta el nuevo y esperadísimo iPhone 3G. La empresa justificó su aspecto por "un virus común".

Septiembre de 2008: Durante la presentación de los nuevos dispositivos del iPod en un evento en San Francisco, Jobs bromea sobre los rumores sobre su salud: "Las informaciones sobre mi muerte son muy exageradas", ironiza. Tres meses después, falta a su cita tradicional en la Conferencia Macworld, donde ha anunciado los últimos productos de la firma de la manzana durante los últimos 11 años.

Enero de 2009: Jobs comunica que está sufriendo un desajuste hormonal que le ha hecho perder peso. Pese al tratamiento, se mantiene al día de sus funciones de consejero delegado. "El remedio para este problema nutricional es relativamente simple y se puede solucionar", asegura en una carta abierta a la opinión pública.

Una semana después, cede el control de las operaciones diarias a Cook hasta junio argumentando que sus problemas de salud son más serios de lo que pensaba en un principio. Pese a ello, Jobs anuncia que seguirá pendiente de las principales decisiones estratégicas de la compañía. "Volveré a veros en verano", aseguraba en una carta remitida a los empleados.

Junio de 2009: El Hospital Universitario Metodista e Instituto de Transplantes de Memphis, Tenesee, confirma que Jobs ha sufrido un transplante de hígado y está registrando una "excelente" recuperación.

Unos días después, Apple anuncia la vuelta al trabajo de Jobs. Durante sus cerca de seis meses de ausencia, las acciones de la compañía han subido un 66%.

Septiembre de 2009: El consejero delegado hace su primera aparición en público desde su vuelta al trabajo en la presentación de los nuevos modelos de iPod en San Francisco. En su discurso, anuncia que ha recibido su nuevo hígado de un joven fallecido en un accidente de coche. "Estoy de vuelta en Apple y estoy agradecido de cada minuto en el que estoy aquí", asegura.

Octubre de 2010: El consejero delegado aparece en el escenario para presentar el nuevo portátil de Apple y el flamante sistema operativo de Macintosh llamado León.

Enero de 2011: Jobs, de 55 años, se toma otra baja médica y afirma a sus empleados en una carta que ama tanto a Apple que "espero volver tan pronto como pueda". Cook, que cobró un plus de 59 millones de dólares (44 millones de euros) en el ejercicio fiscal de 2010 por sustituir a Jobs, vuelve a quedarse al frente de la empresa.