Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La autoridad bancaria europea alerta de los peligros del bitcoin

Advierte que el valor de la moneda virtual puede caer con la misma velocidad que sube

Primer cajero automático de bitcoins, en un bar canadiense.

Ciudadanos europeos, comerciar con bitcoins entraña riesgos que la autoridad bancaria no puede proteger. Es el resumen de un documento de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) sobre los peligros que corren las personas que compran, tienen o emplean como medio de pago monedas virtuales en general y, en particular, el bitcoin.

Esta moneda virtual fue creada en 2009 por Satoshi Nakamoto, del que no se sabe si es persona o grupo y del que, en cualquier caso, no hay ni rastro. El bitcoin es un sistema monetario descentralizado, anónimo y seguro, independiente de Gobiernos y bancos; una moneda cifrada y con sistema de circulación P2P a través de Internet.

Antes de desaparecer, Nakamoto dejó creado todo el sistema monetario para que finalmente circulen por el cibermundo 21 millones de bitcoins; de momento hay 12 millones.

Las transacciones en moneda virtual son públicas, pero los dueños y destinatarios de estas transacciones, no

Pese a sus cinco años de vida, su expansión y revalorización ha sido en el último año. A principios de 2013, la capitalización de la moneda virtual era de 106 millones de euros, ahora es de 6.430 millones de euros. El bitcoin se emplea cada día más en el comercio electrónico, pero también para el pago de servicios físicos.

La EBA reconoce la creciente popularidad de estas monedas y, por eso, recuerda a los consumidores que las plataformas de intercambio de dinero real por bitcoins no están reguladas por una autoridad bancaria y, por tanto, su dinero virtual no será aceptado como un depósito en los bancos tradicionales. “No hay una norma protectora”, advierte la EBA, “para las pérdidas financieras que puedan ocurrir si cierra una casa de intercambio de moneda virtual”.

En el documento, la Autoridad bancaria Europea señala que los bitcoins que la gente tenga en sus monederos virtuales pueden ser hackeados y robados, como ya ha ocurrido en diversas ocasiones; también advierte que el valor de esta moneda puede caer con la misma velocidad con la que sube, incluso valer cero. También aconseja que la gente no adquiera bitcoins con dinero real que no tenga, es decir, pidiendo créditos y les recuerda que no sirve como garantía de pago en el mundo real.

El aviso de la EBA llega un año después de que el Banco Central Europeo emitiera otro informe sobre el bitcoin. En 2012, tras advertir que la moneda virtual no era ninguna amenaza para el sistema monetario tradicional, sí que avisaba que de continuar su expansión —como así ha sido— podría poner en tela de juicio el sistema bancario tradicional.

Máquinas para la minería

La empresa sueca KNCminer y la californiana HashFast se dedican a fabricar máquinas específicas para realizar las complicadas operaciones computacionales en Internet, donde obtener nuevos bloques de la cadena de la moneda virtual, es decir nuevos bitcoins. El minero que consigue nuevos bitcoins se lleva una parte de su valor y, como éste va subiendo, la profesión de minero, en internet sí que tienen futuro… si se tienen buenas herramientas.

KNCminer ha anunciado Neptune, una máquina con chips de 20 nanómetros, y que será capaz de realizar las operaciones a 400 GH por segundo, con un ahorro del 30% de energía respecto a máquinas suyas anteriores, como Jupiter.

El precio de la máquina es de 13.000 dólares, y la empresa advierte que el pago se debe realizar por transferencias bancarias o con bitcoins, aunque las devoluciones solo serán en dólares. También HashFast promete nuevas máquinas y a un precio bastante inferior, en torno a los 2.000 dólares.

“Las transacciones en moneda virtual son públicas, pero los dueños y destinatarios de estas transacciones, no”, aclara ahora la EBA. “Las transacciones son en gran medida imposibles de rastrear, y ofrecen a los consumidores de divisas virtuales un alto grado de anonimato. Por tanto, es posible que la red de moneda virtual sea utilizada para actividades delictivas, incluido el lavado de dinero. Este uso incorrecto podría afectarle a usted, ya que las autoridades competentes podrán decidir el cierre de plataformas de intercambio, con lo que le impediría acceder o utilizar los fondos que tenía en esa cuenta”.

La EBA también advierte sobre posibles obligaciones tributarias del bitcoin. “La posesión de monedas virtuales puede tener implicaciones impositivas, como el IVA o el impuesto sobre las ganancias de capital. Usted debe considerar si el impuesto sobre el dinero en cuenta corriente se aplica en su país cuando utilice monedas virtuales”.

La advertencia de la Autoridad Bancaria Europea contrasta con el reciente informe del Bank of America Merrill Lynch que considera al bitcoin un “serio competidor” en el comercio electrónico y una alternativa en aquellos países inestables o con moneda muy intervenida. “El bitcoin ofrece una atractiva alternativa al dinero en términos de seguridad, transparencia de transacciones y falsificaciones”, concluía el banco de inversiones.

Recientemente, China aconsejó a sus bancos no comerciar con bitcoins; Alemania implantó una tasa sobre ese comercio virtual y Noruega tampoco lo ha reconocido como moneda, aunque sí impone una tasa sobre los beneficios obtenidos con él o una desgravación en caso de pérdidas. Uno de sus ciudadanos, el universitario Kristoffer Koch, es, precisamente, una de las personas que más plusvalías ha obtenido, ya que en 2009 invirtió 24 dólares en bitcoins, y hoy esa inversión se eleva a 800.000 dólares (582.000 euros), con los que se compró un piso.

Actualmente, el bitcoin cotiza por encima de los 900 dólares (655 euros) en Mt.Gox, la principal casa de intercambio de moneda.

Cómo, dónde, cuándo, por qué comprar

» ¿Cómo saber que no se paga dos veces con lo mismo?

Es la clave de un sistema monetario virtual. Con el real, el dinero va de una mano a otra o hay un banco de intermediario que lo certifica; con el virtual, no se sabe. La garantía de esa transacción la realizan los mineros, que tardan hasta 50 minutos en certificar la validez de un pago. Es una de desventaja del bitcoin.

» Quiero comprar. Primero se debe crear un billetero virtual. Hay que acudir a sitios de internet como Blockchain.info o Mt.gox.com, entre otros muchos, para crearlo. A partir de ahí se crean las claves de seguridad con la que se identifica al poseedor de la moneda.

» Quiero vender. Se puede acudir a casas 'oficiales' como Mt.Gox o a particulares. En Localbitcoins se publica la compraventa de moneda entre los particulares más cercanos a tu domicilio y la cotización de la moneda. El tipo de cambio varía mucho.

» Quiero crear moneda. Existen 12 millones de monedas y el sistema se cerrará con 21 millones. Hay gente, mineros, que se dedican a extraer nueva moneda y llevarse una parte proporcional de su valor. El gasto energético puede costar más que encontrar una nueva moneda (bloque informático que se agrega a toda la cadena anterior para certificar su sin gularidad). Solo bajarse el programa (la cola de bloques) para comenzar la búsqueda tarda más de un día en un ordenador casero. Empiezan a proliferar computadoras especiales para realizar esa operación. En sitios como bitcoin.org se puede bajar el programa.

» ¿Por qué sube y baja tanto el valor? Las explicaciones son como las bursátiles, siempre a posteriori. Las profecías sobre su éxito o fracaso tampoco han acertado, pero sí ha habido picos coincidiendo con hechos concretos: en marzo el estallido de la crisis bancaria en Chipre (el bitcoin rebasó los 100 euros) y en noviembre la comisión del Senado de EE UU sobre esta moneda (se disparó a los 700).

» ¿Quien comercia más? China, cuyo Gobierno ha advertido a sus bancos que no la acepten.

» ¿Cuánto puede llegar a valer? Bank of America sitúa el precio objetivo en 1.300 dólares.

» ¿Por qué comprar? Sobre todo para comercio electrónico y servicios, y para transferir dinero sin control oficial

Más información