Estados Unidos apoya el coche sin conductor

La administración Obama desvela un plan de 4.000 millones de dólares para hacerlo realidad en menos de 10 años

Los fallos de las primeras pruebas con coches autónomos no han sido un impedimento. Al contrario. La administración Obama acaba de desvelar un plan a través de Anthony Foxx, el Secretario de Transporte, para apoyar el desarrollo del coche sin conductor con un fondo de 4.000 millones de dólares dedicado a la investigación de medidas de seguridad para que estos vehículos sean una realidad en las carreteras en menos de 10 años.

El anuncio ha tenido lugar durante la feria del automóvil de Detroit, el evento anual más importante del mundo del motor. Los fondos estarán dentro del presupuesto federal de 2017. Según Reuters, el secretario Foxx ha detallado que la prioridad será desarrollar las necesidades para que sea seguro su rodaje de manera natural. Sostuvo su postura ante representantes de Ford y Google, dos empresas que seguramente salgan beneficiadas por esta medida: “Pensamos que hay un gran potencial para salvar vidas, reducir las emisiones de gas y transformar la movilidad los americanos. Lo que hagamos ahora, y en los próximo meses, será solo el comienzo del camino que van a seguir los fabricantes, organismo oficiales y consumidores”.

Mark Rosekind, responsable del sistema estatal de carreteras, presente en la cita, explicó que poco a poco irán cambiando los permisos para que estos coches puedan rodar por diferentes espacios. “Sabemos que el 94% de los accidentes mortales tienen que ver con errores humanos. Tenemos que poner todo lo que esté en nuestra mano para acelerar la adopción de estos coches. Vamos a trabajar con el estado, la industria y los innovadores que lleguen para dar opciones. Queremos mantener la seguridad actual, mientras se suman estos coches. La seguridad es nuestra prioridad”.

Según el plan desvelado, en los primeros seis meses de este año el gobierno desplegará una serie de recomendaciones para los fabricantes, que sirva como marcos de trabajo. Después, llegará el turno de la ingeniería. Foxx pidió a los fabricantes que les consultes, que compartan datos. Puso como ejemplo el caso de BMW y los cauces que siguió para desarrollar su sistema de aparcamiento remoto.

En el comunicado sobre este anuncio se subraya el interés por buscar formas para moverse más seguras “incluidas aquellas que se diseña sin un conductor humanos”.

Lo que no queda tan claro es cuáles serán las normas para todo el país, qué incentivos dará la administración, en qué casos y cómo. Tampoco se sabe la postura de las compañías aseguradoras. Se espera que estas dudas se desvelen a lo largo del año.

Más información