San Francisco prepara la Super Bowl más ‘techie’

El estadio de los 49ers cuenta con 1.200 puntos de acceso wifi

El centro de San Francisco está acostumbrado a los eventos. Casi de forma constante se celebran conferencias, charlas y muestras. Algunas, como el I/O de Google o el Dreamforce de Salesforce, con más 150.000 asistentes, terminan con la capacidad hotelera de la ciudad. La 50 Superbowl acaba de superarlos en capacidad colapso y precios. La primera beneficiada con la avalancha de visitantes que llegarán a la bahía a comienzos de febrero es Airbnb. Los precios de los alojamientos en casas privadas cuestan el triple de lo habitual entre el 1 y el 7 de febrero, día en que se celebrará la final.

Las grandes de Silicon Valley se han volcado con la organización. Pretenden que el esplendor de la Bahía se refleje en los fastos. Marissa Mayer, consejera delegada de Yahoo!, Brian Krzanich, su homónimo en Intel, y David Drummond, vicepresidente senior de Alphabet, forman parte de la comisión local. Hewlett Packard, SAP y Seagate son también patrocinadores.

Keith Bruce, máximo responsable del comité organizador, explicó el viernes en rueda de prensa la implicación de los gigantes tecnológicos: “Lo ven como una oportunidad de mostrar su interés por la zona. La Super Bowl es una pieza importante de la cultura americana. Es el evento deportivo más visto en el país, saben que así llegan a un espectro amplio de la población, no solo a los de la tecnología”.

El comité, al margen de apoyos estatales, solo con aportaciones de empresas privadas, ha conseguido 50 millones de dólares a cambio de que su imagen se vea en las calles de la ciudad y los aledaños del estadio, en Santa Clara, muy cerca de la sede de las firmas citadas.

El estadio Levi’s, la mítica firma de tela denim que se convirtió en el uniforme de mineros y buscadores de oro, cuenta con 1.200 puntos de conexión wifi. La intención es que la conexión no falle a pesar de la exigencia de una multitud cercana a los 72.000 asistentes. La construcción de este espacio costó 1.300 millones de dólares. Al Guido, director de operaciones de los 49ers, el equipo local, cree que la inversión está más que justificada: “Casi todos los que vienen al estadio lo hacen con un móvil. Buscan estadísticas del partido, publican en redes sociales, comparten foto… Necesitamos la mejor tecnología para que nunca falle”. El ancho de banda que manejan es 10 superior a lo que exigen la NFL en todos los recintos.

No lo dice explícitamente, pero las redes sociales juegan un papel importante dentro de este espectáculo. El año pasado Twitter y Facebook rompieron sus récords de tráfico durante la retransmisión. Los del pájaro azul promueven el uso de una etiqueta, #SB50, para ir generando conversación. Como guiño, si se usa ya, aparece un balón de fútbol americano, junto al contenido.

La entrada y salida de los aledaños del estadio van a ser de los momentos más complicados según las previsiones. Google ha ofrecido los autobuses que a diario llevan a los empleados hasta Mountain View. El buscador llevará a 5.000 fans. Se venderá como tickets en buses de lujo, a 55 dólares ida y vuelta, pero Google no se lucrará con ello.

Uber, también en la lista de patrocinadores, se ha hecho con un parking de notables dimensiones a solo dos cuadras del Levi’s Stadium. Lo usarán para estacionar vehículos, cargar y descargar pasajeros sin estorbar el resto del tráfico. Aunque todavía no se ha desvelado, se espera que ofrezcan una tarifa plana para salir y volver a San Francisco. Además, han prohibido el acceso a Lyft, su máximo competidor.

Apple se ha comprometido a proveer a la comisión de productos y equipamiento de la firma. Al margen del préstamo de iPads, han aclarado que ninguna de las prendas que obsequien llevarán su marca o logo.

SAP, cuyos productos no son precisamente populares entre los consumidores, ha optado por crear un juego futurista que se verá en las pantallas del estadio antes del juego y en la zona de fans del Embarcadero de San Francisco. Yahoo, por su parte, será el encargado de ofrecer las estadísticas en tiempo real.

En tiempos de tecnología integrada en la ropa y sensores cada vez más baratos, no podían faltar los wearables. Zebra, una pequeña startup de San José, mostrará velocidad, consumo calórico, pulso y detalles del estado de salud de los jugadores.

Más información