Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evacuado un avión en EE UU tras la explosión de un móvil a bordo

La compañía aérea asegura que un teléfono Samsung de un pasajero comenzó a echar humo

Note 7

La aerolínea Southwest Airlines se ha visto obligada a cancelar un vuelo que iba a cubrir la ruta entre Louisville, en el Estado estadounidense de Kentucky, y Baltimore, en Maryland, después de que un teléfono móvil explotara a bordo este miércoles. La compañía aérea ha explicado que pasajeros y tripulantes del vuelo 994 tuvieron que ser evacuados del aparato en pista después de que uno de los viajeros advirtiera que salía humo de su aparato electrónico, de la marca Samsung

Samsung ha indicado que todavía no han podido confirmar si se trata, efectivamente, de uno de sus aparatos el que ha provocado el incidente, aunque han señalado que están trabajando con las autoridades y con la aerolínea "para recuperarlo y confirmarlo", según informa el diario New York Times. La compañía telefónica anunció el mes pasado que remplazaría 2,5 millones del modelo Samsung Galaxy Note 7, ya que presentaba un defecto en su batería, que podría provocar que los dispositivos estallaran en llamas o llegaran a explotar.

Brian Green, propietario del teléfono, declaró a la emisora Wave 3 que su teléfono era un Samsung Galaxy Note 7 que ya había reemplazado después de que la compañía advirtiera en septiembre sobre los problemas de seguridad que estaban dando. Según su relato, se lo metió en el bolsillo apagado y unos segundos más tarde, "escuchó un estallido" y se dio cuenta de que salía humo de su ropa. "Me saqué el teléfono y lo tiré en el suelo, porque no quería que me explotara en la mano", ha declarado. "No sabía qué hacer con él", añadió.

El avión, que todavía no había despegado, fue evacuado y los pasajeros pudieron cubrir sus trayectos a través de otros vuelos, según la compañía aérea. "Tenía un indicador de batería verde, algo que se supone que indica que está reemplazada o en buen estado", añadió el propietario.

Un portavoz de Samsung España ha explicado en declaraciones a EL PAÍS que la compañía no ha podido verificar aún que el terminal afectado sea un Galaxy Note 7. El portavoz asegura que Samsung ha pedido a la compañía aérea y a las autoridades competentes que se les entregue el teléfono para comprobar que realmente se trata de un móvil de reemplazo, como asegura el pasajero. La compañía decidirá los pasos a seguir cuando haya analizado el terminal, pero por el momento, el portavoz asegura que el plan de lanzamiento, previsto para el 28 de octubre, continúa adelante, informa Marya González Nieto.

Más información