Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Probamos a fondo la Nintendo Switch, una consola única

La nueva consola es ya la más vendida por Nintendo en su primera semana. Ha sido pensada para jugar en casa, pero se transforma en un modelo portátil para llevar a todas partes

La nueva consola Nintendo Switch.

Nintendo quiere volver a la senda del éxito con Switch, una consola con un diseño revolucionario que permite utilizarla tanto como un modelo de sobremesa como uno portátil. Si nos guiamos por la opinión de los analistas, conseguirá su objetivo y solo en 2017 se venderán 5 millones de unidades en todo el mundo. Hoy se ha conocido que, además, es ya la consola más vendida de Nintendo en su primera semana.

Lo que la pantalla esconde

Ficha técnina

CONSOLA

Tamaño y peso: 102 x 239 x 13,9 mm; 297 g

Pantalla: Táctil capacitiva LCD de 6,2 pulgadas, resolución HD

GPU: Tegra NVIDIA

Capacidad: 32 GB (ampliable por microSD hasta 2 TB)

Comunicaciones: LAN inalámbrico (compatible con IEEE 802.11 a/b/g/n/ac) / Bluetooth 4.1 (Solo en modo TV)

Salida de vídeo/audio: 1920x1080, 60 fps a través de HDMI / compatible con PCM lineal 5.1 por HDMI

Altavoces: Estéreo

Conexiones: USB tipo C, auriculares, tarjetas de juego, tarjetas microSD

Sensores: Acelerómetro, giroscopio, sensor de brillo

BASE

Tamaño y peso: 104 x 173 x 54 mm; 327 g

Conectores: 2x USB 2.0, conector consola, adaptador de corriente, HDMI

JOY-CON

Dimensiones y peso: 102 x 35,9 x 28,4 mm; 49 g (L), 52,1 g (D)

Sensores: Acelerómetro, giroscopio, cámara infrarroja de movimiento (D)

Conectividad: Bluetooth 3.0, NFC

Vibración: vibración HD

Batería: 525 mAh, 20 horas de autonomía, 3,5 horas de carga

Precio: 329,90 euros

www.nintendo.es

Nintendo Switch se compone de tres elementos —pantalla, base y mandos—. El principal es el primero: una superficie táctil que en realidad esconde la consola en sí misma. Su aspecto es muy similar al de una tableta. De hecho, es fácil localizar un botón de encendido y apagado, teclas de volumen, un puerto para auriculares o un conector USB tipo C destinado a la carga de su batería interna. 

Con un tamaño de 6,2 pulgadas, muestra contenidos con una resolución máxima de 720p. La reproducción de las imágenes es nítida y la calidad global es excelente; tanto que no echamos de menos más píxeles. Sí se nota que la capacidad gráfica no iguala a la de consolas como Xbox y PlayStation, pero ni preocupa ni sorprende, ya que no es la lucha de Nintendo. Por lo demás, los ángulos de visión son buenos y no se perciben reflejos en interiores (en exteriores sí se aprecian), e incorpora dos altavoces estéreos que hacen su función, aunque su rendimiento es bastante ajustado. 

Esta pantalla puede utilizarse de forma independiente. Y lo hace de dos formas: a modo de consola portátil tradicional, con los mandos acoplados a sus laterales; o en formato tabletop, es decir, situándola en una mesa o en otra superficie plana y controlándola a distancia. Aquí entra en acción un soporte que se despliega en su parte trasera muy similar al de un marco de fotos y que ayuda a mantenerla en vertical con cierta seguridad. 

Bajo este soporte se sitúa una ranura para tarjetas de memoria de hasta 2 TB que consideramos imprescindible, ya que Nintendo Switch posee una capacidad interna de 32 GB, de los que quedan libres 26 GB. Si tenemos previsto comprar juegos digitales, necesitaremos más espacio. También es posible optar por títulos físicos, que vienen en formato cartucho y tienen una curiosa peculiaridad: saben mal. Y es que Nintendo ha recubierto el plástico exterior con una película de un químico amargo no tóxico (benzoato de denatonio) para evitar que los niños se los lleven a la boca. 

Catálogo limitado

En concreto, la última consola de la japonesa ha llegado al mercado con los juegos The Legend of Zelda: Breath of the Wild, 1-2-Switch, Just Dance 2017 y Skylanders: Imaginators, así como Shovel Knight, I Am Setsuna, Snipperclips o Fast RMX. Además, y como se anunció durante la presentación del producto, decenas de desarrolladores han acordado ya su compatibilidad con la plataforma. Por ello, y ya que la escasez de títulos actual es uno de los argumentos más importantes para retrasar su compra, esperamos ver pronto mayor variedad. 

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Diseño modular

- Versatilidad Joy-Con

- Calidad-precio

Lo peor:

- Autonomía

- Variedad de juegos

Para completar las características de la unidad principal resta hablar de la batería interna, que proporciona alrededor de tres horas de autonomía con un juego tan exigente como lo nuevo de Zelda, pero hasta seis con otras opciones. Después, se recarga conectada a la corriente o situada en su estación dock.

Su función es conectar la Nintendo Switch al televisor y disfrutar así de los juegos en pantalla grande como con cualquier consola de sobremesa. Con un diseño muy simple, cuenta con dos puertos USB para conectar accesorios (no funciona con discos duros) y un puerto HDMI que envía la señal a la tele con resolución Full HD, 60fps y sonido 5.1. 

Poner y quitar la consola del dock es sencillísimo y muy rápido: tan solo hay que situarla en la base, sin hacer fuerza, para que automáticamente y en un par de segundos la imagen del juego pase al televisor. Lo mismo sucede al pasar a modo portátil. Lo más interesante es que esta solución permite empezar una partida en un formato y continuar en el otro en el mismo punto en el que se dejó y de forma inmediata. 

De dos en dos

Los mandos de Nintendo Switch se denominan Joy-Con por la combinación de las palabras joy (diversión) y control. Cada uno de ellos —están disponibles en negro o en rojo y azul— tiene dos palancas, cuatro botones de dirección o A/B/X/Y y controles superiores L/ZL y R/ZR. La novedad es la presencia de otros adicionales distribuidos en ambos mandos e identificados como ‘+’ y ‘-‘ (para acceder a las opciones y menús), Home para el menú principal y uno más para realizar capturas de pantalla: al pulsarlo se guarda una imagen sin interrumpir la partida que puede compartirse a través de las redes sociales. Todos ellos funcionan a la perfección, son suaves y transmiten la sensación de durabilidad. Además, los Joy-Con ofrecen una autonomía aproximada de 20 horas en tiempo real de juego. Luego, se recargan mientras están acoplados a la Switch en su base de carga o con un adaptador específico que se adquiere por separado. 

Valoración y veredicto

Calidad-precio: *****

Diseño: ****

Innovación: *****

Manejo: *****

Extras: ****

Veredicto:

Rotundamente bueno

Recomendable

Neutro

Más bien negativo

Muy negativo

Con un tamaño más pequeño que los Wii Remote originales, Nintendo ha conseguido dotarles de varias formas de uso según se combinen entre sí, lo que es ideal para que se adapten tanto a títulos sencillos y familiares como a los más avanzados. Lo más fácil sería que cada usuario utilizara uno de estos Joy-Con que, valiéndose de sus acelerómetros y giroscopios, reconocen el movimiento y lo trasladan al juego. Además, transmiten una vibración cuando es necesario un movimiento preciso o para transmitir sensaciones propias de la historia (un derrumbamiento, por poner un ejemplo). El mando derecho, asimismo, dispone de un punto NFC para usar figuras amiibo (figuras y tarjetas interactivas para desbloquear funciones) y una cámara infrarroja que detecta la distancia, la forma y el movimiento de los objetos cercanos en los juegos diseñados para ello. Podría utilizarse, por ejemplo, para determinar a qué distancia se encuentra la mano del jugador y si está haciendo el gesto de piedra, papel o tijera. 

Por último, ya hemos comentado que los Joy-Con pueden colocarse en la pantalla para jugar en modo portátil, pero también es posible utilizarlos de forma conjunta a través de un adaptador (incluido en el paquete) que los transforma en un único mando mucho más parecido a los tradicionales. 

El más sencillo

La competencia

- Xbox One Slim

- Sony PlayStation 4

Hay dos palabras que vienen a la mente a la hora de describir el uso de Nintendo Switch: sencillez y rapidez. Configurar la consola por primera vez implica solo unos minutos en los que hay que elegir idioma, región, la red Wi-Fi y crear los usuarios. El interfaz ha abandonado el aspecto infantil de los modelos anteriores pero sigue siendo muy simple y mantiene todas las opciones muy accesibles, sin complicados menús. 

Resulta especialmente atractiva la posibilidad de configurar un control parental que limita el tiempo que los niños pasan jugando con ella o los títulos a los que pueden acceder. También destaca la capacidad de Switch para conectar hasta ocho consolas de forma inalámbrica para jugar en grupo y, por supuesto, comprar juegos y contenidos on line en la Nintendo eShop. Por otro lado, se ha presentado un servicio de suscripción que será gratuito hasta su lanzamiento oficial en otoño de este año y que, por el momento, permite disfrutar de partidas cooperativas y competitivas on line. En el futuro utilizará una app móvil para invitar a amigos a las partidas, quedar a horas concretas o chatear. Del mismo modo, permitirá descargar contenido y jugar a un título de Nintendo Entertainment System o Super Nintendo Entertainment System gratis durante un mes y recibir precios promocionales. 

Lo mejor de Nintendo

Nintendo Switch supone una innovación en el mercado de las consolas. Hasta ahora no habíamos visto una propuesta tan versátil y con esta facilidad de uso. Nos hubiera gustado que tuviera más capacidad interna y mayor autonomía, pero es sin duda la consola más completa y atractiva que ha creado Nintendo hasta la fecha. Lo que determinará su éxito será el catálogo de juegos que vayan llegando en las próximas semanas y meses y que, por ahora, resultan escasos.

Más información