Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Huawei P10 es todo equilibrio

El nuevo smartphone estrella de la firma china tiene un diseño atractivo, un rendimiento adecuado y una cámara que brilla en exteriores

La 'familia' Huawei P10.

Huawei fue uno de los primeros fabricantes en apostar por la doble cámara trasera en un smartphone y lo hizo de la mano del prestigioso fabricante de cámaras Leica. El objetivo era ofrecer la mejor experiencia fotográfica móvil y los resultados fueron tan positivos que esta alianza ha continuado activa hasta la fecha. El último terminal en llevar el sello de la firma alemana es el Huawei P10 que, además, es el primero en hacerlo tanto para las cámaras traseras como para la delantera. 

Más resolución

Ficha técnica

Pantalla: 5,1 pulgadas Full HD (432 ppp)

Procesador: Huawei Kirin 960 CPU, ocho núcleos 4x Cortex A73 2,4 GHz + 4x Cortex A53 1,8 GHz

Memoria RAM: 4 GB

Almacenamiento: 64 GB / Ranura para microSD hasta 64 Gb

Cámara: Trasera de 20 MP monocromo + 12 MP RGB, F2.2, flash de doble tono, zoom híbrido de dos aumentos, vídeo 4K; frontal de 8 MP, AF, F1.9

Batería: 3200 mAh

Sistema operativo: Android 7.0 con EMUI 5.1

Tamaño: 145,3 x 69,3 x 6,98 mm

Peso: 145 g

Conectividad: 802.11ac/a/b/g/n, Bluetooth 4.2

Sensores: GPS, Glonass, Galileo, BDS, huellas dactilares, sensor-G, giroscopio, brújula, luz ambiente, proximidad, Hall Sensor

Precio: 649 euros

http://consumer.huawei.com/es

Huawei P10 combina en su parte trasera un sensor monocromo de 20 megapíxeles con otro RGB de 12 megapíxeles que, juntos, consiguen fotografías con gran nivel de detalle y colores muy realistas en exteriores. Lamentablemente, su calidad se reduce en las escenas más oscuras, algo que achacamos a una combinación de dos factores: el procesamiento de las imágenes y unas lentes poco luminosas (poseen apertura f2.2). La cámara frontal, por su parte, dispone de 8 megapíxeles de resolución y una apertura f1.9, y es capaz de detectar si en el selfi aparecen una o varias personas para ampliar el ángulo de enfoque y que nadie quede fuera. 

Centrándonos en la cámara dual, su funcionamiento es prácticamente el mismo que ya habíamos visto en el Huawei P9 y en el Mate 9: el sensor RGB está especializado en la captura del color, mientras que el monocromo registra el escenario en blanco y negro, aumentando el nivel de detalle y mejorando los contrastes. Se ha añadido la función que permite aplicar efecto bokeh, es decir, destacar sujetos y objetos desenfocando el fondo: se llama “apertura amplia” y se activa desde el icono de un obturador en la parte superior de la pantalla. Ofrece la posibilidad de reenfocar la imagen una vez realizada, pero el efecto no está a la altura del pionero en esta función, el iPhone 7: las siluetas no quedan bien definidas y en ocasiones resulta complicado mantener enfocado un único elemento. 

También se ha creado un sistema de detección facial 3D que se emplea para identificar los colores de piel y las formas faciales de las personas que aparecen en las fotografías y, en base a ello, adaptar la iluminación. Además, se ha perfeccionado el modo belleza (que aplica filtros que alisan la piel) y ahora los resultados no son tan artificiales. El último elemento reseñable en el software de la cámara es Highligths, una app creada junto con GoPro para crear montajes dinámicos con todas las imágenes y vídeos (grabados hasta en 4K) tomados con el móvil. Es muy sencillo de utilizar y permite añadir transiciones y pistas musicales. 

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Diseño

- Fotografías diurnas

- Pantalla

Lo peor:

- Las huellas quedan muy marcadas

- Interfaz EMUI 5.1

Con cambios

El lector de huellas ha desaparecido de la parte trasera del smartphone y se ha colocado bajo la pantalla. Además de la identificación de los usuarios, que realiza de manera excelente, la firma china ha decidido dotarlo de una funcionalidad adicional y muy novedosa. Esta superficie también hace las veces de panel táctil, lo que permite eliminar los botones virtuales de menú y sustituirlos por gestos. Así, al tocar una vez sobre ella, se activa la función de retroceso; si se mantiene pulsada durante un segundo se vuelve a la pantalla de inicio; y cuando se desliza el dedo de derecha a izquierda se abre el menú de aplicaciones en segundo plano. Acostumbrarse a su uso cuesta un poco, pero, una vez conseguido, se trata de una alternativa rápida e intuitiva. 

Del diseño del P10 son relevantes otros tres aspectos. El primero es el cuerpo de metal con esquinas redondeadas: es bonito y resulta cómodo en la mano, aunque las comparaciones estéticas con los últimos terminales de Apple son inevitables. El segundo es la variedad de colores en los que está disponible, entre los que se incluyen algunos poco comunes como el verde o el azul. Por último, Huawei ha decidido identificar el botón de encendido, apagado y bloqueo con una textura rugosa para que sea más fácil localizarlo solo con el tacto. No nos sorprende, ya que es algo común en muchos modelos. Pero en este caso esta diferenciación se ha acentuado tiñéndolo de un color rojizo que en nuestra opinión no tiene una finalidad muy clara más allá de la estética. 

Valoración y veredicto

Calidad-precio: ****

Diseño: ****

Innovación: ****

Manejo: *****

Extras: ***

Veredicto:

Rotundamente bueno

Recomendable

Neutro

Más bien negativo

Muy negativo

La pantalla, por su parte, posee un tamaño de 5,1 pulgadas y resolución Full HD. De nuevo nos enfrentamos al debate de elegir entre más píxeles o prolongar la autonomía del dispositivo. La alternativa propuesta por el P10 nos parece acertada y equilibrada: en este tamaño, la mejora en la calidad de visualización que supone un panel Quad HD no es determinante y así no se compromete la duración de la batería. De hecho, la sensación durante la visualización es muy positiva, con colores naturales, buenos niveles de brillo y contraste y una óptima visualización en exteriores. 

Personalizado

La capa de personalización EMUI 5.1 añade otras variadas funciones al Android original: configurar dos cuentas de WhatsApp o redes sociales, gestionar notificaciones, recurrir a gestos de la mano para determinadas tareas, dividir la pantalla trazando una línea con el dedo… También incorpora un algoritmo de aprendizaje automático que analiza cómo se utiliza el teléfono y, como consecuencia, las aplicaciones y servicios usados con más frecuencia se cargan más rápido y funcionan mejor en el modo multitarea. 

Pese a sus posibilidades, este software arrastra algunos problemas, entre los que sobresale un interfaz algo complejo que nos hace echar de menos los modelos con Android puro. En cuanto a las apps preinstaladas, además de las propias de Google, cuenta con servicios de Huawei (Gestión del teléfono, HiGame, Temas, HiCare, bienestar…) y otros independientes como TripAdvisor o Instagram. 

La competencia

- iPhone 7

- Samsung Galaxy S8

- LG G6

- Sony Xperia XZ

- Nexus 6P

No hay pegas en su rendimiento, con un uso fluido incluso durante las partidas de juegos más exigentes a nivel gráfico. Para ello ha sido dotado del procesador Kirin 960 fabricado por la propia firma y 4 GB de memoria RAM, que lo sitúan a la altura de los terminales más avanzados del mercado. La autonomía de su batería también está en la misma línea (aproximadamente un día de duración), con la posibilidad de optar por la carga rápida que permite rellenarla en 30 minutos hasta el 50%. 

Sobre seguro

Si algo hay que reconocerle a Huawei es que sus smartphones de alta de gama son, año a año, una apuesta segura. Buen rendimiento, una cámara que se comporta de forma estupenda en exteriores y un diseño atractivo son solo algunas de sus virtudes, a las que hay que sumar un precio que se sitúa un poco por debajo de sus principales competidores.

Más información