Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA DEL CANON

El Congreso da vía libre al canon digital

El Parlamento desestima la 'enmienda Guillot' que instaba al Gobierno a replantear la medida en el plazo de un año

El guión estaba escrito con o sin derechos de autor. Habemus canon. La enmienda propuesta en el senado por Jordi Guillot, miembro del grupo del Senado Entesa Catalana de Progrés, se ha quedado en intención. Tan sólo PP e ICV han votado a favor de esta propuesta de reforma.

El debate entre los dos grandes grupos parlamentarios era previsible tras una semana de tira y afloja donde han mostrado todas sus cartas. El PSOE por medio de su portavoz en el Congreso, Diego López Garrido, ha intentado sacar brillo a una ley que ha sido absorbida y marchitada por un continúo debate sobre la abolición del canon digital. Mientras, el Grupo Parlamentario Popular volvía a repetir los argumentos expuestos durante estos días por su líder, Mariano Rajoy: "Vuelve a despreciar a la mitad de los españoles. Es como poner multas de tráfico por adelantado, suponiendo que todos van a infringir el código de circulación", ha asegurado el portavoz popular, José Ignacio Echániz.

"Viene a culminar la legislatura de los derechos", afirmaba, antes de entrar en materia, López Garrido. El portavoz socialista ha desplegado todo su empeño para explicar que se trata de defender el derecho de los autores y que la ley incluye más elementos además del canon. Durante la primera parte de su intervención, Garrido ha recordado que es una ley que llevará la banda ancha a todo el territorio, que facilitará el acceso a Internet a los discapacitados o que proporcionará el acceso a la información institucionalizada. Además esta ley incluye elementos jurídicos como que una web sólo pueda ser cerrada por un juez o por razones de seguridad.

Una vez explicados todos estos elementos Garrido comenzaba el intercambio de golpes con los populares: "Hace unas semanas defendíais lo contrario, votaron a favor. La derecha española nunca se ha llevado bien con la cultura, pero sí se ha llevado bien con la propiedad y qué casualidad que una derecha liberal patriótica vaya en contra de la propiedad", aseguraba Garrido jactándose del cambio de rumbo que ha tenido el PP en las últimas semanas. Un cambio de "180 grados" producido por "el oportunismo político".

El PP, por su parte, ha catalogado la medida de "injusta" y considera que el problema no está en la copia privada, "hay que mirar con nuevas ideas y actitudes, no con soluciones del pasado, que incluso en el pasado no eran soluciones". Los populares hablaban de buscar soluciones y han lanzado la suya, crear una Agencia Española para la Propiedad Intelectual.

El canon ha pasado a ser un objeto poliédrico. El PSOE considera que el canon es un elemento que da alas a la cultura, primero porque es un "incentivo" para que los autores sigan creando, y segundo porque permite "reproducir con mayor facilidad la obra" y darla a conocer a un mayor número de personas. Un versión completamente distinta a la del PP que en su exposición ha asegurado que la aprobación de esta ley supone "un daño grave para la propiedad intelectual" porque los ciudadanos la verán como algo "odioso".

Los grupos minoritarios, divididos

La votación de la llamada 'enmienda Guillot' dependía en gran medida de los grupos minoritarios, muy polarizados en el tema del canon. El mejor ejemplo es el del Grupo Parlamentario Izquierda Verde, que reúne a los representantes de Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya; mientras los primeros han votado en contra de la 'enmienda Guillot', los segundos lo han hecho a favor (no en vano, el senador que presentó dicha enmienda pertenece a ICV).

La portavoz del IU en el debate, Isaura Navarro, ha asegurado que su partido "entiende que es incoherente que la gestión recaiga en la SGAE y deber ser una agencia pública quien realice esta tarea".

Convergencia i Unió, por su parte, ha votado contra la enmienda y a favor del canon con el objetivo de defender los derechos de autor y la propiedad intelectual. Por contra, Esquerra Republicana cree que la medida debe someterse "a una modificación en beneficio de los derechos de autor, pero también de los usuarios", aunque se ha abstenido, al igual que el Partido Nacionalista Vasco, quien anunció en el debate su intención de abstenerse en la votación de la 'enmienda Guillot' tal y como hicieran en el Senado.

Coalición Canaria, por su parte, se ha sumado a los que pedían la retirada del canon tal y como está contemplado actualmente.

Labordeta defiende el canon

El representante de Chunta Aragonesista, José Antonio Labordeta, se ha mostrado en el debate a favor del canon. El diputado y cantautor ha asegurado que dicho recargo "lleva más de 20 años cobrándose en España y permite que la copia privada no sea ilegal", además, ha añadido, "el 60% de lo recaudado se dedica a asistencia social para los artistas".

No obstante, para el aragonés sí ha habido errores en la tramitación de la medida. "Como dijo Miguel Ríos, algo se debe de estar haciendo mal cuando ha habido tal reacción". Y ha lanzado una pequeña puya al Ejecutivo: "No hay nadie del Gobierno, pero alguien se enterará".