Selecciona Edición
Iniciar sesión
CES 2016

Así es la tecnología que usaremos en 2016

El impulso a la creación de contenidos en 4K y para la realidad virtual, y juguetes que enseñan a programar, propuestas de la mayor feria de tecnología de consumo del mundo

Se celebra siempre a principios de enero para exhibir los dispositivos que usaremos y el contenido digital que consumiremos a lo largo del año. La mayor feria de tecnología del mundo, CES (Consumer Electronic Show), cerró ayer sus puertas en Las Vegas (EE UU) después de presentar más de 20.000 productos de 3.600 empresas. Estas son algunas de las tendencias que se mostraron en sus 230.000 metros cuadrados de exposición.

Imagen digital: alimento para la realidad virtual

Este es el año en el que la realidad virtual llegará a los hogares (aunque a mayor precio de lo esperado), así que hay que facilitar lo antes posible la creación de contenidos profesionales. La frontera de los 50 megapíxeles roza lo humanamente apreciable, pero son el marchamo principal de dos propuestas de cámaras de fotos Canon, EOS 5DS y 5DS R, de quien también agradó su videocámara de alta definición XC10 4K. Samsung dio un golpe de efecto con su cámara Beyond Pro 3D, una hidra de 16 cámaras para grabar contenidos a 360 grados y en 3D. En el otro extremo de la pirámide de usuarios, para amantes del selfi, Boud presentó una pequeña cámara flexible, PIC, que con apariencia de serpiente puede jubilar a los trípodes y los palos de selfi.

Televisión: HDR al poder

ampliar foto
El nuevo Sony 4K HDR. AFP

Precisamente, un estándar de procesamiento de imagen originario de la fotografía, el HDR (High Dynamic Range, o alto rango dinámico), empieza a imponerse en el streaming de alta definición y el 4K crece a costa del 1080p. Sony quiere alentar las compras de sus nuevos televisores 4K de 55, 65 y 75 pulgadas, nutriéndolos de contenidos de calidad en ese formato, y ha impulsado un catálogo específico: ULTRA. La mayor productora-distribuidora de contenido audiovisual por la Red, Netflix, ha aprovechado CES para lanzarse a la conquista del medio mundo que aún no tenía acceso a sus servicios. De los grandes países, solo China quedará, por lo pronto, fuera. Con su expansión, más que con la escasa innovación tecnológica de su interfaz, Netflix ha capturado el interés de una edición que el año pasado le hurtó Sling TV, un servicio de televisión a la carta pensado para cord-cutters, los telespectadores que renuncian a atarse con un único proveedor. El CES ha visto llegar por fin la pantalla enrollable de LG, y Samsung renuncia al marco de la pantalla en varios de sus modelos de la familia SUHD, alguno alcanzará las 88 pulgadas.

Automóviles: dos formas de entender la elegancia

Faraday, la firma californiana en la que el autodenominado Steve Jobs chino, Jia Yueting, ha puesto su dinero y sus esperanzas, ha sorprendido con un prototipo de monoplaza de 1.000 caballos, FFZERO1, una suerte de batmóvil dispuesto, con permiso de Tesla Motors, a acabar con el complejo de ñoños de algunos compradores de coche eléctrico. En el lado opuesto, los faros del nuevo Mercedes Clase E deslumbraron por su elegancia. El vehículo es una muestra de cómo la conectividad es clave: el coche también es Internet de las cosas. Nuevos sensores de posicionamiento y navegación, y procesadores para vehículos de Nvidia allanan tímidamente el camino hacia la conducción autónoma. Para el presente, destaca el auge de las pantallas (así habrá que llamarlas hasta que se acuñe el previsible concepto de espejo inteligente) que sustituyen el espejo retrovisor central de los vehículos, como el MD4BT de la casa Rydeen. El prototipo del nuevo Chevrolet Bolt EV, con un diseño muy cercano al que finalmente saldrá al mercado, ha estado presente en los aledaños del CES e incorporará su propio dispositivo de este tipo. En otros ámbitos del transporte, la feria ha acogido con estupor un enorme dron chino que se ufana de transportar personas, pero, por suerte, también propuestas rmás razonables, como un sistema que integra el smartphone en la bicicleta.

Audio-vídeo: lo 'retro' es lo más

Pasó con Polaroid, ocurrió con las cámaras Lomo, y se consolidó con el vinilo: no son excéntricos los consumidores que quieren combatir la frialdad de la última tecnología con el aire artesanal del usuario de otros tiempos. El CES de 2016 se ha tomado en serio a los hipsters: Crosley Radio ha llenado de color la feria con sus maletines-pickups salidos de un guateque y los gigantes del sonido Technics y Sony presentan sendos platos que convierten el vinilo en digital. Kodak convierte 2016 en 1965, el año en que lanzó su primer cámara Super 8, para proponer una nueva con un diseño crudo y lentes intercambiables: permitirá grabar en formato digital y en película. El año dirá si tomavistas se convierte en tendencia en los buscadores. Por lo pronto, para los escépticos de la consolidación de lo retro, sepan que en las tiendas en torno al CES, en el Strip de Las Vegas, vuelven a verse casetes.

Juguetes para pensar: aprender a programar

ampliar foto
La nueva cámara, a la vez digital y analógica (Super 8), de Kodak. AP

La moda de apuntar al niño a mecanografía, en los 80, y a inglés, tiene un relevo, la programación. Se considera que será la habilidad necesaria para comprender el mundo que viene. Los fabricantes de juguetes han encontrado un filón en esta tendencia. Fisher-Price ha mostrado un gusano, apto para niños de tres a ocho años, que se construye por módulos. La cabeza sirve de procesador, los módulos que se conectan por USB van añadiendo habilidades: giro a la izquierda, encendido de luz... El paquete inicial viene con ocho módulos. Se pueden comprar de tres en tres. Llegará a las tiendas a tiempo para la Navidad.

La europea Lego aprovechó la cita para desvelar un juguete en esta misma línea. Mantiene sus piezas sello de identidad, a las que incluye movimiento a través del móvil o la tableta. La aplicación con la que vienen los kits permite creaciones que se manejan de manera remota, sin cables. 

Bienestar en la muñeca: el 'wearable' más popular

La promesa de los wearables se ha cumplido de manera parcial. No los hay de todo tipo y estilo, sino que se centran en pulseras y relojes. Fitbit, con un 22% de cuota de mercado, mantiene su posición de liderazgo. Blaze es su primer modelo con pantalla en color. Se trata de un reloj, cuya batería dura cinco días, y permite saber la calidad y cantidad de sueño, mide el pulso, así como ejercicio físico. Moto 360 Sport mejora el modelo actual de la firma, pero añade GPS sin necesidad de usar el móvil al salir a entrenar. Prometen un mejor medidor de pulso. HTC, a la deriva en móviles, se ha agarrado a este segmento para buscar la salvación. Healthbox, una caja con báscula, pulsera y medido de pulso para el pecho creada junto a Under Armour, pretende reflotar la compañía.

Hogar inteligente: buscando la comodidad

La compra de Nest por parte de Google fue el pistoletazo de salida para la popularización de la domótica. Detectores de humo, termostatos o persianas controladas por el móvil. El catálogo es cada vez más diverso, pero también disperso. Fabricantes como Samsung proponen unificar la gestión de toda la casa con el televisor como núcleo.

ampliar foto
Así es la nevera inteligente de Samsung. AP

Más información